Las calles pegajosas, son en las que quieres deambular

http://www.planetizen.com/node/69454

Brent Toderian / Planetizen

Aquí, en Vancouver, tenemos una perspectiva bastante iluminada sobre las calles, por lo menos para los estándares norteamericanos. Durante décadas, y particularmente desde el Plan de Transporte de 1997 que cambio las reglas de juego, urbanistas e ingenieros de trafico de Vancouver por igual han comprendido que las calles no son sólo para coches en movimiento – son para mover personas.

Con las decisiones de Vancouver de apoyo al uso del suelo y priorización deliberada a caminar, montar bicicleta y transporte publico por encima de conducir, el movimiento en nuestras calles significa mover más y más gente en modos activos, o “energía humana”. Dado que estos modos ocupan mucho menos espacio y gasto publico, significa que nuestras calles son mucho más eficientes para mover personas que aquellas diseñadas para dar prioridad al movimiento de coches – algo que nuestros iluminados ingenieros de transporte aman.

Pero aquí está la cosa – las calles no son sólo para mover personas. En nuestro reciente Plan de Transporte 2040 , en el que estaba profundamente involucrado antes de dejar el Ayuntamiento, nuestra meta era la siguiente evolucion deliberada  del pensamiento – calles para que la gente disfrute y deambule, no sólo para moverse a través de ellas.

Veras, hasta hace unos años, mis excelentes colegas en el Departamento de Planificación de Transporte todavía tendían a pensar de éxito en calles como si se tratara únicamente del movimiento, aun cuando fuera movimiento más sostenible, saludable y rentable (¿quién puede culparlos – la transportacion esta en su título), y como algo que puedes contar (bueno, despues de todo la mayoría son ingenieros). El concepto de crear lugar, de querer deliberadamente que la gente se detenga y disfrute de la calle en lugar de moverse a través de ella, era más difícil de contar, y por tanto más difícil de conceptualizar como éxito.

Ningún tema revela mejor esta tensión que el de los restaurantes o cafetería con terraza en calles peatonales transitadas. Aunque estas terrazas o patios son una excelente manera de transformar las calles en lugares de encuentro para deambular, ver y ser visto por la gente, si tu prioridad es mover personas por la acera, especialmente aceras con un ancho no particularmente generoso, las terrazas se pueden ver como un obstáculo.

Pero cuando ves a las calles como lugar de convivencia para la gente esas cosas que hacen mas lento el paso del peatón pueden ser las cosas que hacen grandiosa a una calle. Cosas como terrazas, patios, carretas de comida o foodtrucks combinados con muebles y lugares atractivos para sentarse, artistas callejeros o simplemente los atractivos escaparates de las tiendas que atraen a la multitud, todo esto contribuye a hacer una calle más “pegajosa”. Y con esto no me refiero a chicle en la acera! Una calle es pegajosa si al caminar por ella, estás tentado a caminar mas lento, detenerte y deambular para disfrutar la vida pública a tu alrededor.

Al principio este tipo de éxito puede poner nervioso a un ingeniero – ¿puedes contarlo? ¿Puedes modelarlo?

Como ‘hacedor’ de ciudades, una de mis citas favoritas es “no todo lo que cuenta puede ser contado” Para aquellos que les encanta contar cosas, sin embargo, hay por ahi metodologías probadas sobre cómo cuantificar y medir el tiempo que las personas permanecen en un espacio o calle. Uno de mis nuevos libros favoritos se centra en el tema “Cómo estudiar la vida pública” ( “How to Study Public Life”)escrito por mi amigo y mentor de Jan Gehl, con la colaboracion de  Birgitte Svarre Altamente recomendable

As the book notes,

“Starting with the question of how many is basic to public life studies. In principle, everything can be counted, but what is often registered is how many people are moving (pedestrian flow) and how many people are staying in one place (stationary activity).”

En otras palabras, una de las cosas más valiosas para medir y contar en una calle. es cuanto tiempo permanece la gente . Un consejo particularmente memorable que Jan me dio es que puedes duplicar la cantidad de personas en un lugar público, ya sea duplicando el número de personas atraídas al lugar (que puede ser un reto, dada la necesidad de conseguir su atención y luego atender las necesidades de transporte/estacionamiento y las implicaciones de que vengan), O duplicando el tiempo que la gente opta por quedarse Este último es más fácil (o al menos debería ser, si se comprendiera mejor el hacer lugar ) – sólo tienes que hacer un lugar en el que la gente quiera permanecer por más tiempo Así que la clave, una vez que la gente elige acudir a una calle o un lugar, es atraerlos a deambular.

Esto es de lo que las ‘calles pegajosas’ se trata. Calles que son casi un desafío caminarlas no a causa de barreras o porque, como los centros comerciales esten diseñadas para hacerte sentir perdido, si no por causa de las muchas tentadoras oportunidades para participar en la vida pública! Oportunidades que te seducen a detenerte, mirar, sonreír, disfrutar y posiblemente participar – a ser parte de las cosas.

Gran parte de nuestros esfuerzos como urbanistas en los últimos años ha sido promover el concepto de ciudades caminables Al pensar en el diseño de la calle, sin embargo las grandes deben ser tanto caminables como pegajosas. De hecho, los dos caracteristicas son completamente sinérgicas ya que hay pocas cosas que hacen el caminar más seguro y más agradable que caminar junto a otras personas sentadas y disfrutando de la calle – incluso si tienes que caminar esquivandoles de vez en cuando . Incluso si usted no decide parar, puede hacer la experiencia de caminar mucho mejor.

Entonces, ¿qué hace que una calle sea pegajosa? Una gran calle comercial donde cada tienda tiene algo que atraera tu mirada Escaparates con algo interesante y activo en el interior, a veces se le denomina “el teatro de la calle” las terrazas y patios animados para observar a la gente (y no olvides, las ciudades más frías como Copenhague han demostrado que las terrazas no tienen que ser de temporada – prueba con mantas!) Muchas maneras de sentarse de manera casual o informal y oportunidades de alimentos informales, tales como carretas de comida y camiones Comedor (Foodtrucks). La combinación adecuada de sol, sombra, protección del viento, el agua (sobre todo para crear “ruido blanco” en calles ruidosas) y micro-climas diseñados para el contexto local específico. Cosas que ver o en que participar , tales como arte público (preferiblemente interactivo)

Todos estos pueden trabajar pero nunca olvides tres cosas:

En primer lugar, lo más interesante que ver para la gente es ver la demas gente.

En segundo lugar, recuerde que lo menos pegajoso que una calle puede tener son paredes en blanco, ya sea en el diseño inicial del edificio, o por ventanas bloqueadas con “imágenes de estilo de vida” o pilas de papel higiénico (sí, farmacias les estoy hablando a ustedes) Uno podría llamar a estas “calles de teflón”. No las permita.

En tercer lugar, recuerda que no cada calle tiene que ser tan pegajosa como las demás Escoja sus calles para mayor énfasis, pero cada calle debe tener lo suficiente para ser caminable y recompensar las  miradas de los peatones

No es de sorprender que estos factores para las calles pegajosas son los mismos que hacen pegajosos a los lugares públicos y plazas como se han estudiado por décadas por los grandes creadores de lugares como William H. Whyte y sus sucesores en el Project for Public Spaces (PPS) Después de todo, las calles son sólo espacios públicos – el tipo más común en las ciudades.

Así como los urbanistas y diseñadores urbanos o como cualquier ‘hacedor’ de lugares , mientras usted tiene sus discusiones con sus colegas de transporte, trabajando duro para desarrollar su perspectiva compartida sobre el papel de las calles en el hacer ciudades más inteligentes recuerde esto: Las Buenas ciudades saben que las calles mueven gente, no sólo automóviles Las Grandes ciudades saben que las calles son tambien lugares de encuentro para permanecer, deambular y disfrutar

 

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Calles, Caminabilidad, Espacio Publico, Movilidad, Peaton, Planeacion Urbana, Politicas Publicas, Trafico, Transporte sostenible y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s