Norma 31 es sacarse la lotería (Puri dixit)

vía  La Norma 31 es sacarse la lotería (Puri dixit) – Ricardo Pascoe Pierce –.

La Norma 31 es sacarse la lotería (Puri dixit)

Conforme crece el debate en torno a las normas 30 y 31, arrecia la toma de posiciones por parte de los actores involucrados: autoridades, partidos y legisladores y movimientos ciudadanos. Es imprescindible, más que nunca, identificar el verdadero centro del debate y colocar cada pieza en su lugar. La confusión entre lo esencial y lo complementario puede facilitar que se aprueben medidas que van contra la necesaria defensa de la ciudad que queremos.

Lo que dice el GDF es que quiere impulsar vivienda de interés social. Desde los tiempos del Bando Dos de Andrés Manuel López Obrador, pasando por la Norma 26 reciclado deMarcelo Ebrard y aterrizando en la propuesta de la Norma 30 de la actual administración, la justificación para la aprobación de estos instrumentos de diseño urbano ha sido la necesidad de construir vivienda de interés social.

¿Cuál ha sido el resultado real de éstas políticas? Que, en proporción con la vivienda de interés medio y alto, se ha construido poca vivienda de interés social en los últimos 17 años.  Esto, a pesar de que desde los años noventa, México cambió su política de vivienda de interés social para promover que sean las empresas privadas quienes realicen dichas actividades, siempre y cuando se presupuesten recursos públicos para subvencionarla. El Estado, a través de Infonavit, Fovissste y Fonapo, entregó la actividad a constructoras privadas. Es un hecho que fondos públicos construyen vivienda de interés social, mientras los privados la media y alta, según el estudio sobre vivienda en México realizado por ONU-Habitat, UNAM y Conavi en 2012.

La Norma 30 sustituye a la Norma 26. La 31 es un nuevo concepto: introduce criterios para la construcción de vivienda de interés medio y alto. La 31 es la novedad en este esquema y es, en realidad, la Norma que más les interesa a las empresas dedicadas a la construcción, y no les interesa la 30. No van a invertir en vivienda de interés social en las 673 o cuatro o cinco (cada lista es diferente) colonias apuntadas. Van por la de interés medio y alto porque, desde los tiempos de López Obrador, con el Bando Dos, se dieron cuenta de que podían cambiar los usos de suelo en las cuatro delegaciones centrales, sin tener que recurrir a consultas ciudadanas ni votaciones molestas en la ALDF. Esto desató la especulación con el valor del suelo, y luego se extendió a todo el DF. El punto central de la propuesta de las dos normas es la posibilidad de cambiar los usos de suelo arbitraria y generaliza­damente, sin consultas, e ignorar los programas delegacionales en las delegaciones involucradas, y a algunos Planes Parciales (hay una lista de 8 Planes Parciales que pueden ser ignorados).

La poca vivienda de interés social que se construirá en el DF al amparo de la Norma 30, será con fondos públicos. Pero el ojo del gobierno y los desarrollados está puesto en la Norma 31. Para no delatar su verdadero objetivo, Seduvi concentra sus análisis y comentarios públicos en los problemas de vivienda de interés social. Pero es un engaño. Lo que va a transformar la ciudad es la Norma 31, pues es primordialmente un instrumento de especulación con el valor del suelo. Con ello, se obligará al incremento en el predial y el agua, lo que ejercerá presión sobre sectores afectados por la situación económica, para que vendan sus propiedades ante la imposibilidad de afrontar los costes de su manutención. Esto es cierto desde las Lomas de Chapultepec hasta Iztapalapa.

La Norma 31 traerá aparejado expulsión poblacional hacia la periferia y destrucción de los lazos comunitarios y las formas tradicionales de organización y solidaridad sociales de los núcleos familiares y amistosos que tradicionalmente han hecho vida en los barrios, colonias y pueblos. Tendencialmente, la Ciudad de México se convertirá en Los Ángeles, una ciudad de autos, periféricos y desintegración social, donde la solidaridad comunal no existirá en la vida de sus habitantes.

Lo más valioso para los desarrolladores urbanos es el instrumento que permite cambiar usos de suelo sin consulta y, como consecuencia, facilitar la especulación con el valor del suelo. Eso vale más que todo el oro del mundo. Por ello, la Norma 31 es el oscuro objeto del deseo de estas medidas y debe rechazarse totalmente en la ALDF. Quien vote a favor de las normas dejará de ser garante de la legalidad urbana y sociabilidad en la ciudad. Y traicionará a quienes lo eligieron.

Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Editoriales y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Norma 31 es sacarse la lotería (Puri dixit)

  1. Pingback: La contaminación del DeFe | ¡Manel xochitl, manel cuicatl!

  2. Pingback: La contaminación del DeFe | ¡Manel xochitl, manel cuicatl! | SalvoLomas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s