Ciudades y globalización, o por qué la proximidad y la diversidad importan : Ed Glaeser

Ed Glaeser: ciudades y globalización, o por qué la proximidad y la diversidad importan | ecosistema urbano

vía Ed Glaeser: ciudades y globalización, o por qué la proximidad y la diversidad importan | ecosistema urbano.

El pasado enero Ed Glaeser, economista, profesor de Harvard y autor de El triunfo de las ciudades, dio una acelerada e inspiradora conferencia en la London School of Economics (Escuela de Economía de Londres) sobre las ciudades y la globalización. Muchos de sus comentarios resonaban con las experiencias de ciudades Europeas y el conocimiento de las redes URBACT. El marcado optimismo que mostró respecto al creciente fenómeno de “urbanización” en todo el mundo se basa en sus investigaciones, que vinculan la densidad a la productividad y al aumento de satisfacción vital.
Glaeser enfatiza que las ciudades son forjas de capital humano y clústers de genios, como mostraba el Detroit de la “Era Ford” y muestra hoy día Silicon Valley. La proximidad es importante para la transmisión de información e ideas. En las ciudades la gente compite y coopera, compra y vende, roba y construye unos sobre las ideas de los otros. La tecnología ha revolucionado la manera de la que somos capaces de vivir y trabajar virtualmente, pero no puede remplazar las ventajas de esta proximidad física. Los seres humanos somos una especie social. Adquirimos información sobre los que nos rodean, y cuando no estamos juntos, muchas pistas se pierden y se multiplican los malentendidos. Algo que se puede constatar desde la experiencia de aprendizaje y de intercambio en las redes de ciudades URBACT: los mails, el teléfono y los encuentros virtuales son útiles, pero no pueden remplazar al beneficio de la interacción real cara a cara entre profesionales y colegas, y la posibilidad de “tocar y sentir” la ciudad.
La ciudad exitosa del siglo XXI, argumenta, estará basada en gente inteligente, pequeñas empresas y buenas conexiones al mundo exterior. De esto se deduce que una de las mejores estrategias económicas es “atraer y retener a personas valiosas, y quitarse del medio”. Pero Glaeser aclara también que esto no es un argumento a favor de políticas de laissez-faire, y que las ciudades tienen que asegurarse de que siguen siendo económicamente asequibles e inclusivas. También recomienda que los ciudadanos paguen el coste social y medioambiental de sus acciones, proponiendo, por ejemplo, pequeños programas de peajes urbanos como el de Singapur.
Un buen indicador de resiliencia urbana, afirma, es tener muchas empresas pequeñas en lugar de pocas y grandes. El talento y la inclinación de los habitantes a ser emprendedores es importante. En la historia reciente de Nueva York encontramos muchas pequeñas empresas de ropa, imprenta y edición, medios de comunicación y finanzas. Pittsburgh, en cambio tenía un número más pequeño de grandes productoras de acero, y sus trabajadores se volvieron, con demasiado pocas excepciones, “hombres de la siderurgia”. Fueron esta economía mono-industrial y una población menos emprendedora las que contribuyeron finalmente a su declive. Varias redes de URBACT, como FIN-UR-BACT y My Generation at Work, han llegado a conclusiones similares en cuanto a la base económica urbana cambiante y la necesidad de motivar a los ciudadanos a tener una mentalidad emprendedora, creando trabajo en lugar de “recibirlo”.
Alguien preguntó a Glaeser acerca de cómo pueden las ciudades aprender unas de las otras y para no repetir errores. Su respuesta fue que, a pesar de la tendencia que tienen las ciudades de querer lo que tiene la de al lado, como un nuevo y reluciente Centro de Innovación, lo que de verdad ayudaría a cada municipio a identificar las inversiones apropiadas es un riguroso análisis de coste-beneficio. Los responsables políticos necesitan gente crítica en sus equipos, gente que señale sin dudar las malas ideas que inevitablemente se cuelan en sus planes.
Según Glaeser, el pronóstico es en general favorable a las ciudades, y las ciudades de URBACT harían bien en seguir siendo —o transformarse activamente en— lugares donde el disfrute y la productividad puedan ir de la mano.
Artículo y fotografía de Sally Kneeshaw, Experta y Gestora de Polo Temático de URBACT. Original disponible en inglés aquí.

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Competitividad, Densidad y Productividad, Desarrollo Urbano, Economia, Espacio Publico, Politicas Publicas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s