Autopista a la Servidumbre

vía Highway to Serfdom 

Jeff Turner (JefferyTurner) / Flickr

En “Camino de Servidumbre”, F.A. Hayek escribió: “La libertad individual no puede conciliarse con la supremacía de un solo propósito al cual toda la sociedad está permanentemente subordinada”.

Hayek, por supuesto, estaba pensando sobre planificación económica destinada a gobernar la sociedad en su conjunto. Sin embargo, sus pensamientos podrían fácilmente ser aplicados a la transportacion y politicas de uso del suelo; en todos los niveles de gobierno de EUA en el siglo XX, los planificadores del transporte y uso del suelo buscaron soportar “un proposito unico al que toda la sociedad esta subordinada permanentemente” -Hacer que los coches vayan lo más rápido posible-. Por ejemplo, planificadores estadounidenses arrasaron barrios completos de ciudades para construir carreteras de manera que los automóviles pudieran ir desde el centro hasta los suburbios con la mayor rapidez posible, ensancharon carreteras existentes para que los automóviles pudieran moverse lo más rápidamente posible, y limitaron la densidad en todas partes debido a su preocupacion por la congestión del tráfico. Mucho se ha escrito acerca de si estas políticas han logrado sus objetivos; Sin embargo, me parece que incluso si las políticas orientadas al automóvil han disminuido la congestión, pueden también haber llevado a restringir las libertades de los no conductores.

He aquí porqué después de décadas de políticas publicas orientadas al automóvil, conducir auto se convirtió inevitablemente en norma en la mayor parte de los Estados Unidos. Esto en principio no necesita restringir la libertad de los no conductores. Sin embargo, una vez que el conducir se convirtió en norma, los políticos, policías y fiscales inevitablemente comenzaron a ver el hecho de caminar como algo anormal o incluso peligroso y en consecuencia comenzaron a limitar la libertad de peatones ‘en nombre de la seguridad’.

Una manifestación temprana de esta mentalidad fueron los reglamentos y leyes contra el ‘peaton imprudente’ que le prohibieron “cruzar la calle'” como lo acostumbraba en la década de 1920. Cabilderos de las automotrices y sus aliados persuadieron a políticos locales y estatales a minimizar la culpabilidad de conductores que mataban y lesionaban cantidades alarmantes y crecientes de peatones en las calles de las ciudades y por eso promulgaron leyes que prohíbian lo que llamaron (jaywalking) o caminar como palurdo, peyorativo que significaba “cruzar la calle imprudentemente“, “atravezar la calle en cualquier lugar, excepto en ciertas partes” (es decir, las esquinas). Incluso en esas intersecciones, el peaton sólo puede cruzarla durante unos segundos cada vez. La sociedad apoyó estos estatutos contra el ‘peaton imprudente’ porque pensaron que sin estos límites, los peatones no estarían a salvo de los autos a exceso de velocidad y la masacre continuaría.

En contraste, hoy los conductores tienen toda la calle a su disposición. En ciudades mas dominadas por el coche, la policía ha llegado a multar peatones por esta ofensa; en otras, han arrestado peatones por “cruzar la calle imprudentemente’, y en otros, se les ha tratado más duramente aún. Por ejemplo, si vas caminando con un niño, en el lugar o momento equivocado, y el niño es atropellado por un coche, puedes ser procesado por homicidio, bajo la teoría de que fue su “imprudencia al caminar’ lo que causó la colision Si el jurado se integra por conductores empedernidos que ven el caminar como anormal y peligroso, tus posibilidades de absolución probablemente no sean muy buenas

Por otra parte, los policías (muchos pasan mucho tiempo en el coche) y los fiscales tienden a tratar indulgentemente a conductores imprudentes; siempre y cuando el Estado no pueda probar que un conductor mató al peatón intencionalmente o después de beber copiosas cantidades de alcohol, un conductor que mata a un peatón es poco probable que reciba un castigo significativo en algunas jurisdicciones. Violaciones menos graves de las leyes de tránsito son tratadas con aún menos seriedad por gobierno y público; por ejemplo, sospecho que casi todos los estadounidenses que conducen un coche viola los límites de velocidad regularmente sin sancion.

Las leyes contra el peaton imprudente (Jaywalking) le permiten al menos cruzar algunas calles en algunos puntos. Sin embargo, algunos oficiales del gobierno han ido aún más lejos para mantener a los peatones menores fuera de las calles. Si funcionarios del gobierno ven el caminar como algo peligroso, el paso lógico es limitar el acceso de los menores a esta actividad. La mayoría de los estados han creado herramientas perfectas para aplicar estas limitaciones, promulgando leyes vagas prohíbiendo “negligencia” o “poner en peligro” a niños. En algunos lugares, si usted permite a su niño caminar o incluso jugar fuera y alguien ve al niño sin usted presente, puede ser arrestado (incluso perder la custodia del hijo) por esta ofensa, si el oficial de policía cree que un niño solo está en más peligro que un niño en el vehículo de sus padres.

En EUA, la auto_dependencia se ha convertido en una resbaladiza pendiente. Planificadores auto_adictos en un principio creían que la libertad de los estadounidenses aumentaba al permitirles conducir más rápido, sin embargo hoy en día, muchos estadounidenses son esclavos de sus coches, porque el gobierno les limita de muchas y muy variadas maneras su derecho a caminar

*Observo, sin embargo, que la creciente expansión horizontal urbana auto_dependiente, indirectamente también reduce la libertad individual (1) al hacer difícil y costoso para la gente llegar a sus trabajos y otros destinos importantes sin un coche y (2) diseñando las calles tan anchas que son peligrosas para los peatones Sin embargo, estos impactos son menos directos y coercitivos que los daños discutidos arriba

Michael Lewyn's picture

Michael Lewyn es profesor asistente en Touro Law Center en Long Island.

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, formada con objeto de preservar la colonia habitacional unifamiliar preponderantemente, con calles de trafico calmado, seguras para la bici, parques, banquetas adecuadas para ir caminando a centros de barrio con comercios y servicios y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Calles, Codigos, Movilidad, Politicas Publicas, Trafico, Transporte sostenible, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s