Reverdecer las calles puede hacerlas mas Resilientes a climas extremos

vía Streets and Permeable Paving and Extreme Weather Preparedness | Sustainable Cities Collective.

En los círculos que viajo, hay mucha discusión acerca de la importancia de las calles y su diseño para nuestras comunidades. En resumen, durante muchas décadas se ha prestado muy poca atención a los efectos de las calles en peatones, ciclistas, usuarios de transporte, comerciantes y sus clientes, en los niños. En cambio, el gran impulso del pensamiento sobre estas calles, espacios públicos de importancia crítica, ha sido puesto sobre su papel como conductores de vehículos de motor.

Mientras que permiten a los coches moverse no es poco importante, aplaudo a aquellos líderes que también están dirigiendo nuestra atención _ y la atención de los departamentos públicos del transporte _ de vuelta a la gente, a las calles ya no sólo medios de conducir , sino también como destinos, lugares para deambularse a pie, como lugares de belleza, como lugares cuyo aspecto y el como se sienten definen en gran medida lo que significa estar en una comunidad en particular, por qué una ciudad es diferente de otra. El aclamado libro del año pasado “Street Design” _ _ escrito por mis amigos Víctor Dover y John Massengale, fue el de sido una importante contribución a este esfuerzo como lo fue el de Jeff Speck “Walkable City“. El movimiento de “Calles Completas” ha tenido una enorme influencia para hacer que los diseñadores carreteras sean conscientes de las necesidades de los peatones y ciclistas al construir o actualizar infraestructura de calles.

Finalmente vamos haciendo algunos progresos en estos esfuerzos, aunque nos queda un largo camino por recorrer aún.

Pero pienso que hay otra, criticamente importante manera en la que necesitamos considerar y mejorar nuestras calles: necesitamos darle mucha más atención a su impacto en los ecosistemas naturales. En el siglo XXI, nuestros espacios públicos más importantes tienen que ser no sólo completos, acogedores y hermosos,  también deben ser verdes en un sentido ecológico. Tienen que ser lugares resilientes, donde la naturaleza es respetada.

Y, en este frente, el pensamiento apenas ha comenzado. El más importante de varios temas es el siguiente: las calles no sólo llevan automóviles y personas; también llevan la escorrentía contaminada, pasándola a sistemas de drenaje y, eventualmente, a canales receptores. Entre los contaminantes hay metales pesados; aceite y grasa; sedimento; pesticidas, herbicidas y fertilizantes de terrenos adyacentes; y desechos domésticos.

The biggest problem in this noxious process is that most street and sidewalk surfaces are impervious, by definition creating runoff during precipitation events rather than allowing rainwater and snowmelt to be absorbed into the soil before they pick up contaminants and send them downstream. In older cities where stormwater and wastewater sewer systems are combined, heavy rainfall events create “combined sewer overflows,” something you don’t even want to think about.

El mayor problema en este proceso nocivo es que la mayor parte de las superficies de calles y aceras son por definición impermeables, creando escorrentía durante las precipitaciónes en vez de permitir que el agua de lluvia y deshielo sean absorbidos por el suelo antes de recoger contaminantes y mandarlos agua abajo. En ciudades más viejas donde se los sistemas sanitarios y pluviales se combinan, eventos de lluvia intensa crean “desbordamientos del alcantarillado combinado”, algo sobre lo que ni siquiera quieres pensar.

Mientras otras superficies – por ejemplo, techos y estacionamientos – también contribuyen superficie impermeable a cuencas hidrográficas, en centros urbanos y zonas muy urbanizadas – lugares donde las vías de agua es más probable que sufran contaminación – son las calles las que llevan el liderato. La ciudad de Filadelfia estima que 38 por ciento de la superficie impermeable en su territorio es derechos de via de calle. Además, incluso cuando la escorrentía se origina en otro lugar, a menudo se recolecta y fluye en los sistemas de calles de la ciudad. La EPA federal estima que cada año más de 10 billones de galones de escorrentía urbana y suburbana no tratada vacia en nuestras aguas superficiales, degradan aguas recreativas, destruyen hábitat de peces y alteran ecología e hidrología de arroyos.

La buena noticia es que hay una respuesta y puede hacer a nuestras comunidades más bellas y más amables con la naturaleza: paisajismo y pavimentación estratégicamente diseñados que capturan y filtran el agua de lluvia antes de que se convierta en escorrentía contaminada. En derechos de vía urbanos, tal infraestructura verde de aguas de tormenta puede incluir plantación de árboles, jardines de lluvia, humedales, pavimento permeable y más. (Varias ilustraciones acompañan al artículo.)

Estas prácticas no sólo controlan contaminación, sino también ayudan a enfriar islas de calor urbano (reduciendo la necesidad de aire acondicionado tragon de energía), mitigar inundaciones, recargar acuiferos, embellecer vecindarios y eleva valor de propiedades cercanas. En el mejor de los casos, se integran con políticas y prácticas de calles completas para que las calles puedan volverse “más verdes” de múltiples maneras. También ahorran recursos fiscales escasos haciendo innecesario el incremento de “infraestructura gris” generalmente mucho más cara en la forma de tuberías de concreto y sistemas de drenaje.

Mientras que la práctica de reverdecer nuestras calles está en su infancia, las políticas y proyectos están surgiendo. En general, los amo.

En Portland, Oregón, por ejemplo, la ciudad ha adoptado una política de calles verdes para promover e incorporar el uso de amenidades de calle verde en desarrollos públicos y privados. Como resultado de esto una serie de proyectos sobre el terreno han surgido, incluyendo el ambicioso, el Southwest Montgomery Green Street del centro que conecta las West Hills de Portland a lo largo de un corredor de nueve cuadras al río Willamette. El proyecto está siendo diseñado para mejorar la experiencia peatonal, así como para manejar las aguas de tormenta, como hace notar la cita el premio 2012  de la American Society of Landscape Architects.

“El plan Calle Verde de SW Montgomery demuestra cómo, incluso en las mas ultra-urbanas condiciones, las calles del centro pueden planearse y remodelarse no sólo para manejar por completo la escorrentía de aguas pluviales sino también para crear, integrar y preservar vibrantes espacios peatonales. Se pidió al arquitecto de paisaje que asumiera el papel principal creando una visión de calles urbanas orientadas al peaton altamente integrada que incorpora una variedad de estrategias de infraestructura verde a lo largo del corredor incluyendo humedales de agua de lluvia, macetones, jardines verticales, azoteas verdes, ingeniosa conduccion del agua de lluvia y un definitivo “diseño de calle sin acera”.

El proyecto, que emplea varias de las técnicas mencionadas arriba y está siendo implementado en fases, está siendo diseñado para tratar 1,8 millones de galones de escorrentrias pluviales. Los peatones tienen prioridad en todo el corredor. (Muchos detalles pueden encontrarse en este informe, preparado por los principales consultoresdel proyecto Nevue Ngan Associates).

Otra ciudad con una sólida política de calles verdes – y ambiciosas politicas de infraestructura verde en general – es Filadelfia, que ha publicado un Green Streets Design Manual de 95 páginas (mas otras 110 páginas de apéndices detallados). El manual publicado al año pasado contiene directrices ilustradas y especificaciones para que las circunstancias particulares del vecindario y calle se empaten con las particulares precticas de reverdizacion, tales como orejas para agua pluvial que extienden la acera para dar lugar al paisajismo verde (y también facilitar y acortar cruces peatonales); plantación de árboles y zanjas de árboles; pavimento permeable; cunetas verdes; pozos de absorcion; y otras prácticas efectivas..

El Philadelphia Water Department trabajó en estrecha colaboración con el Mayor’s Office of Transportation and Utilities, el Streets Department, el Philadelphia Parks and Recreation y otros servicios públicos, socios y agencias para desarrollar plantillas que sean lo suficientemente flexibles para ser aplicadas en una variedad de condiciones de calles urbanas . Según su sitio web, el Green Streets Design Manual “describe qué tipos de prácticas de infraestructura de agua pluvial verde son apropiadas en varias tipologías de calles, proporciona detalles de diseño estandarizados y establece la necesaria revisión de diseño e inspeccion de procesos de construcción. Adelantandose, profesionales del diseño, ingenieros, planificadores y desarrolladores pueden utilizar los estándares y procedimientos de diseño aprobados para acelerar el desarrollo de calles verdes en Filadelfia “.

Un gran resumen de introducción al Manual de Filadelfia y los objetivos que fue diseñado a servir fue publicado en el sitio web Greater Places abierto y mantenido por la vieja lider de prácticas-de-ciudad Lisa Engstrom Nisenson. (Greater Places  es altamente recomendable como agregador de información fácilmente accesible sobre las mejores prácticas en ciudades del mundo). Una lista de proyectos de calles-verdes en curso en Filadelfia puede encontrarse en el sitio web del Water Department.

Las Ciudades son importantes para la naturaleza, porque el desarrollo compacto y sus patrones de vida ayudan a preservar las cuencas y ecosistemas naturales más allá de las fronteras de la ciudad. Sin ciudades compactas, el campo se fragmenta de manera antitética al funcionamiento de los sistemas naturales (así como a la belleza escénica), que es precisamente porque la expansión suburbana ha sido un desastre para nuestro paisaje.

Pero la naturaleza también es importante para las ciudades, porque hace ciudades más bonitas, funcionales y hospitalarias. Una creciente plétora de investigación muestra sin duda que nuestra salud mental y física mejora en presencia de naturaleza urbana. El desafío en las ciudades, sin embargo, es traer la naturaleza al entorno urbano en maneras que apoyan más bien que desplazan la urbanidad. Puedo pensar en pocas formas de hacer esto más facilmente que el reverdecer nuestras calles.

Move your cursor over the images for credit information.

Kaid Benfield writes about community, development, and the environment on Huffington Post and in other national media. Kaid’s latest book is People Habitat: 25 Ways to Think About Greener, Healthier Cities.

Related articles:

Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Agua, Calles, Espacio Publico, Habitabilidad, Movilidad, Planeacion Urbana, Transporte, Transporte sostenible, Uncategorized, Urbanismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reverdecer las calles puede hacerlas mas Resilientes a climas extremos

  1. We have a free technology preview on Autodesk Labs that may be of interest.
    https://beta.autodesk.com/callout/?callid=1C0310CA06BE4A7F8ABAF87EEAD453A0

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s