La Ciudad Mentirosa , fraude y miseria del modelo Barcelona

http://www.antesquedesaparezca.com/elnaranjal/wp-content/uploads/2014/12/la-ciudad-mentirosa.pdf

Fragmentos del libro de Manuel Delgado
La ciudad mentirosa. Fraude y miseria del “Modelo Barcelona”
Los libros de la catarata, Madrid, 2007
(…)
El proceso continuaba siendo el mismo. De pronto, alguien, en algún sitio, decide algo que cambiará la forma y la vida de un barrio. Primero se lo declara “obsoleto”, luego se redacta un plan perfecto, se elaboran unos planos llenos de curvas y rectas, se hace todo ello público de manera atractiva –dibujitos y maquetas- y se promete una existencia mejor a los seres humanos cuya vida va a ser, como el lugar, remodelada. A continuación se propone ofertas de realoja- miento –que siempre perjudican a quienes no podrán asumir las nuevas condiciones que indirec- tamente se les impone-, se encauzan dinámicas de participación –orientadas, de hecho, a dividir a los vecinos afectados- y después se continúa sometiendo a ese pedazo de ciudad a un abando- no que ya lo venía deteriorando, para disuadir a las víctimas-beneficiarios de las transformación de su urgencia e inevitabilidad. Luego no es extraña la aplicación de formas de mobbing institu- cional, una técnica de acoso y derribo –y nunca mejor dicho- consistente en hacerle la vida im- posible a los vecinos que se niegan a abandonar casas condenadas por los planes urbanísticos e inmobiliarios, someterles a una presión que les obligue a abandonar su resistencia y dejar el paso libre a los planes de “refuncionalización” de sus barrios. Ni que decir tiene que de todo ello poca cosa en los medios de comunicación, para los que el hostigamiento contra inquilinos in- convenientes o díscolos es una conducta perversa de empresas sin escrúpulos y nunca lo que tantas veces resulta ser: una práctica seguida por la propia Administración y aplicada por sus funcionarios, muchas veces con la ley en la mano.

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, formada con objeto de preservar la colonia habitacional unifamiliar preponderantemente, con calles de trafico calmado, seguras para la bici, parques, banquetas adecuadas para ir caminando a centros de barrio con comercios y servicios y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Desarrollo Urbano, Editoriales, Espacio Publico y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s