La ZODE Chapultepec: ¿operación inmobiliaria, espacio público o centro comercial privado? |… – Linkis.com

La ZODE Chapultepec: ¿operación inmobiliaria, espacio público o centro comercial privado? |… – Linkis.com.

1

Anunciado como un “corredor cultural-creativo”, este proyecto en avenida Chapultepec amenaza con ser un mero centro comercial, otra (anti-democrática) privatización del espacio público.

| Urbanismo

Recurrir a las Asociaciones Público-Privadas (APPs) para financiar infraestructura o servicios públicos es una opción delicada. Estas pueden llegar a tener costos ocultos que eliminan los beneficios públicos deseados[1] al comienzo de los proyectos. Se pueden firmar tratos muy malos para las arcas públicas que generen efectos sociales contraproducentes— o en el peor de los casos esconder una privatización de bienes o servicios públicos.

Algo así podría ocurrir con el anunciado proyecto de la “Zona de Desarrollo Económico y Social (ZODE) Chapultepec”, también conocida como “corredor cultural Chapultepec-Zona Rosa”. El proyecto será financiado mediante una APP y los detalles que se han revelado hasta ahora muestran un proyecto con riesgo de privatización del espacio público. Este proyecto es promovido por PROCDMX (antes Calidad de Vida, A.C.), y parece tener costos altos y ganancias sociales marginales.

Para comenzar, se trata de una concesión por cuarenta años del espacio público de Avenida Chapultepec, desde Lieja hasta la glorieta de Insurgentes. La concesión es para construir un estacionamiento subterráneo de paga y comercios para renta, de forma elevada, sobre dicha avenida, que contarán, además, con un andador peatonal. De los ingresos generados solo el 5% será para el gobierno (vía PROCDMX). Aunque se diga que el gobierno es socio al aportar el espacio público, lo cierto es que, a ese grado de participación, está prácticamente regalando el suelo a inversionistas privados para que realicen negocios a cambio de un 5% del ingreso. Es decir, es una privatización velada con beneficios marginales al arca pública y a las zonas públicas de la ciudad. Por poner otro ejemplo reciente, en la concesión de pozos petroleros mexicanos a privados se ha alcanzado una distribución de hasta 55.99% de los ingresos para el Estado mexicano. Hasta ahora la difusión del proyecto ha sido engañosa; sus posibles efectos no han sido bien discutidos, y su discrecionalidad ha sido poco democrática en la toma de decisiones.

En el discurso de PROCDMX se ha promovido el proyecto como un rescate de avenida Chapultepec y de la Zona Rosa, el cual unirá a las colonias Roma Norte y Zona Rosa mediante un nuevo espacio público[2] —inspirado tanto en el High Line Park de Nueva York, en la parte que será elevada, como, a nivel de suelo, en las ramblas de Barcelona. Esa es la historia que se cuenta.

El discurso suena perfecto —todos queremos ramblas y jardines colgantes—, pero parece esconder otras realidades. Antes de cualquier cosa, hay que preguntarse ciertas cuestiones fundamentales. ¿Por qué rescatar avenida Chapultepec? ¿De qué o de quiénes hay que rescatarla? La respuesta en realidad es sencilla: la mayor parte de dicha avenida está ocupada por el espacio automotor —cuenta con 12 carriles—, algo que las mismas autoridades aceptan.[3] Dado que ese es el problema de fondo, la solución en realidad debería ser sencilla: quitarle espacio al auto para dárselo a banquetas (las que hay son de 2.5 metros), a los camellones y a medios distintos de transporte. Esto implica un diseño vial que priorice al peatón, a la bicicleta y al transporte público. Algo que el Gobierno del Distrito Federal debería poder financiar con dinero público fácilmente, dado el enorme presupuesto que tiene asignado para 2015: más de 169 mil millones[4] (7.9% más que en 2014).

Incluso la obra de lujo de Avenida Masaryk, con su granito importado y sus errores, tuvo un método de auto-financiamiento más barato que el que se planea en avenida Chapultepec (parcialmente financiado por contribución de mejoras[5]). El costo reportado por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) fue de 3,537 pesos por m2, para un área de 135,703 m2 (480 millones en total). Este proyecto quitó espacio al automóvil[6] y lo redistribuyó a peatones y ciclistas. Mientras tanto, Chapultepec costará más (entre 10,869 y 9,901 pesos el m2) en un área más pequeña[7] (entre 92,000 a 101,000 m2). El precio podría explicarse debido a la intención de construir una estructura elevada donde no la había (por un estimado de mil millones de pesos en total);[8] el objetivo notorio de esa elevación es evitar quitarle espacio al automóvil. En suma, costará 2.8 veces más que Masaryk —sería más barato que reprodujera en toda avenida Chapultepec el modelo de granito importado que se empleó en el corazón de Polanco.

– Seguir leyendo en esta liga: http://horizontal.mx/la-zode-chapultepec-operacion-inmobiliaria-espacio-publico-o-centro-comercial-privado/#sthash.V70bFy7Z.N8TzBMRS.dpuf

 

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, formada con objeto de preservar la colonia habitacional unifamiliar preponderantemente, con calles de trafico calmado, seguras para la bici, parques, banquetas adecuadas para ir caminando a centros de barrio con comercios y servicios y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Calles, Desarrollo Urbano, Economia, Espacio Publico, Estacionamiento, Peaton, TransportePublico y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s