Como Financiar un metro y no quebrar en el intento

Urge una discusión sobre cómo financiamos el transporte público en nuestras ciudades. El sistema actual profundiza un terrible círculo vicioso: la falta de inversión se traduce en servicios poco confiables, inseguros, incómodos y poco dignos, que los usuarios abandonan en cuanto pueden pagar un coche.

Origen: Financiar un metro y no quebrar en el intento

Casi todos los sistemas de transporte masivo en el mundo pierden dinero. Las autoridades de Nueva York, Boston, Seúl, Santiago de Chile y Londres cubren el déficit de sus metros y autobuses autorizando altas tarifas o aprobando grandes subsidios. La Ciudad de México no es la excepción. Sostener las operaciones del metro requiere de una inyección de más de $6,000 millones de pesos anuales del presupuesto del Distrito Federal al Sistema de Transporte Colectivo. Este dinero no es para extender la red, ni para modernizar las estaciones, ni para reemplazar los trenes. Tampoco va a sostener las operaciones de los miles de microbuses que transportan diariamente a la mayoría de los capitalinos. El dinero disponible apenas alcanza, y vaya que se nota.

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, formada con objeto de preservar la colonia habitacional unifamiliar preponderantemente, con calles de trafico calmado, seguras para la bici, parques, banquetas adecuadas para ir caminando a centros de barrio con comercios y servicios y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Economia, Politicas Publicas, Responsabilidad Social, TransportePublico y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.