¿De que manera nuestros coches, nuestros vecindarios y nuestras escuelas nos están distanciando?

“El tejido conectivo que nos une se está desintegrando.”

Origen:– The Washington Post – Linkis.com     June 9, 2015

Los estadounidenses (y tambien los mexicanos) se están separando. En general nos estamos separando uno del otro. Y en particular, nos estamos distanciando de las personas que difieren de nosotros.

La evidencia sobre esta idea es variada, amplia y frecuentemente  extraña.

Como lo dijo Robert Putnam, “Somos menos propensos a unirnos a la liga de boliche de la comunidad”.

Como ayer mencione, luego de un enfrentamiento entre policía y un grupo de adolescentes negros en una piscina privada, somos más propensos a nadar en reclusión, en el club de comunidades cerradas y en piscinas privadas que han tomado el lugar de las piscinas públicas.

Somos más propensos a pasar tiempo aislados en nuestros coches, haciendo del viaje al trabajo, aquello que históricamente ha sido una experiencia comunitaria, una experiencia privada. En 1960, 63 % de los estadounidenses fueron al trabajo en coche privado. Hoy lo hace el 85 %. Y 75% de quienes vamos en coche al trabajo, viajamos solos.

Dentro de las grandes áreas metropolitanas, hoy vivimos más dispersos, más distantes, entre sí de lo antes lo hacíamos. La densidad de población en las ciudades centrales ha disminuido a la mitad después de 1950’s, ya que muchos residentes se fueron a suburbios.

Como resultado de ello, el economista Joseph Cortright escribe en un nuevo informe del City Observatory, hoy en las metropolis de Estados Unidos tenemos menos vecinos, en promedio, y vivimos más alejados de ellos que hace cinco décadas.

Entonces, no es extraño, que hoy socialicemos con ellos con menor frecuencia, también.

Suma todos estos hechos aparentemente inconexos, y llegarás aquí: “Hay evidencia convincente que el tejido conectivo que nos une se está desintegrando“, Cortright escribe en el nuevo informe.

Las experiencias compartidas y los espacios comunes donde nuestras vidas se entrecruzan – aunque sólo sea por un viaje al trabajo, o la reunión mensual del PTA – aparentemente se han vuelto más esporádicas. Y todo este aislamiento significa que los ricos tienen poca idea de como es la vida de los pobres, que gente que cuenta con recursos privados rehuye gastar en recursos públicos, y que conceptos equivocados sobre grupos distintos a nosotros son ampliamente aceptados .

El punto subyacente de Cortright es el mismo de Putnam de hace 20 años. Estamos alejándonos del ámbito público de maneras que podrían socavar a las comunidades y la voluntad que surge cuando la gente dentro de estas se conocen y confían entre sí.

Vivimos más separados unos de otros incluso dentro de nuestro propio hogar. A medida que nuestras casas se han hecho más grandes – y el tamaño promedio de la familia ha disminuido -en Estados Unidos hoy es mucho menos probable que compartamos dormitorios. Un dato puntual particularmente curioso que Cortright descubre: En 1960, el 3,5 % de los estadounidenses vivía en un hogar donde el numero de habitaciones superaba al numero de los ocupantes. Hoy, en 44 % de los hogares sucede.

Aquí hay otro dato: Hoy incluso, ya no compartimos la misma experiencia de seguridad pública. En la década de 1970, Cortright señala que había 40 % más agentes de seguridad privada en el país que agentes del orden público. Para la década de 1990, había el doble. Y su presencia -patrullando comunidades cerradas, clubes privados, espacios cuasi-público como los centros comerciales- representa un tipo de “capital anti-social“. Implica que guardias privadas deben gestionar comunidades donde ese “tejido conectivo” ausente no puede hacerlo.

Cuando nos recluimos a estos espacios privados y enclaves separados, cada vez mas separados por ingresos también, tenemos menos y menos en común. Y cuando se tiene poco en común, es difícil imaginar como nos pondremos de acuerdo sobre arreglos a grandes problemas, o cómo vamos a empatizar con la gente afectada por ellos.

Este conocido argumento es hoy particularmente relevante a muchos de los amargos debates que estamos teniendo alrededor del descontento racial e incluso la pobreza. Si ricos y pobres, negros y blancos, no comparten los mismos bienes comunes – si asisten a escuelas separadas, viven en vecindarios separados, nadan en piscinas separadas, dependen de transportacion separada – entonces hay pocas razones para que ellos inviertan mutuamente en cualquiera de estos recursos.

Históricamente en ciudades de Estados Unidos, el ‘ghetto’ no sólo separaba los hogares negros de los blancos. Se aseguraba que el resto de la ciudad nunca compartiría las preocupaciones de la gente que ahí vivía -deficiente recolección de basura, débil vigilancia policiaca, magras inversiones públicas-.

Las relaciones que discurren entre el capital social, la confianza y el ámbito público, como lo escribe Cortright, son complicadas (posiblemente aún más debido a la tecnología moderna). Pero se sienten tremendamente relevantes hoy en día.

Cortright escribe, “Podría decirse que la mengua de capital social es tanto una causa como un efecto del deterioro de la esfera pública: la gente muestra menos confianza porque tiene menos interacciones; tenemos menos interacciones, así que tenemos niveles más bajos de confianza y menos disposición a invertir en el ámbito público que lo soporta”. 

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, formada con objeto de preservar la colonia habitacional unifamiliar preponderantemente, con calles de trafico calmado, seguras para la bici, parques, banquetas adecuadas para ir caminando a centros de barrio con comercios y servicios y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Automóvil, Ciudad, Cultura, Integracion social y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s