Gas Natural Vehicular

http://www.negociosreforma.com/aplicaciones/edicionimpresa/ed_imp_text.aspx?fecha=20160721&PrefijoSeccion=NEG

DE CONVICCIÓN LIBERAL / Gas natural vehicular Roberto Newell
A pesar de contar con claras ventajas economicas y ecologicas con respecto a la gasolina,
hasta la fecha muy pocas sociedades han logrado introducir el gas natural vehicular (GNV)
en forma masiva. La participacion de mercado de los vehiculos que operan con GNV
es pequeñísima: en el mundo, solo unode 70 vehiculos opera con ese carburante
y en muchas sociedades la penetracion es mas baja.
Resulta difícil entender este resultado, puesto que el gas GNV tiene ventajas significativas
que debieron haber causado que se adoptara masivamente a nivel mundial: A saber,
un litro de GNV cuesta la mitad de lo que cuesta el de gasolina, con un rendimiento
por litro comparable al combustible tradicional, y ese diferencial de precios es
sostenible, puesto que el gas natural es mucho más abundante que el petróleo.
Ademas, el GNV es más seguro. Como es más ligero que el aire, en caso de un accidente se disipa velozmente, virtualmente eliminando el riesgo de incendio o explosión en una
colisión. Por si eso no fuera suficiente, el GNV causa menos daño al medio ambiente
que la gasolina: Produce 80%  menos Monóxido de Carbón; alrededor de 20% de los NOX
que produce la gasolina; genera 20% menos Dióxido de Carbón y produce menos
contaminantes cancerígenos y cero emisión de partículas suspendidas. Por ello, si en la
ZMVM sólo circularan vehículos con GNV, el problema de contaminación sería mucho
menos grave. Desde casi cualquier punto de vista, el gas natural conviene mucho más
que la gasolina.
Entonces, ¿por qué no se utiliza más el GNV? La respuesta es porque antes de que se
reconocieran las múltiples ventajas del gas la gasolina ya se había convertido en el
estándar de facto. La gasolina se convirtió en el combustible estándar por la misma
razón que los sistemas de Microsoft se convirtieron en el estándar operativo de las
computadoras personales y el tablero QWERTY en el estándar de la captura de
información. Estas tecnologías se convirtieron en estándares no tanto porque fueran la
mejor opción disponible, sino porque capturaron una posición de mercado dominante
antes de que otras tecnologías fueran desarrolladas.
Actualmente, muy pocos modelos de autos salen de fábrica con motores adaptados para
el GNV; la gasolina es el estándar de los fabricantes de autos; por ello, tampoco se han
creado grandes redes de distribución de gas natural condensado. En todo México solo hay
unas cuantas decenas de puntos de venta de GNV, la mayoría de ellas en Monterrey; por
contra, hay cerca de 8 mil gasolineras en todo el País.
El País está atrapado en un círculo vicioso: La gasolina es el combustible dominante porque
es el combustible dominante. Convendría tratar de salir de esa trampa, sobre todo en la
ZMVM donde los problemas de contaminación son muy graves. Pero, lamentablemente,
eso no sucederá sin la intervención del Gobierno para resolver la falla de mercado.
El reto económico de reconvertir los autos de gasolina a GNV es fácil de resolver. El GNV
es tanto más barato que la gasolina que el punto de equilibrio de una reconversión se logra
consumiendo 5 mil litros de gas, o recorriendo unos 35 mil kilómetros en un auto mediano.
Esa es la distancia que recorre un conductor normal en 2 años. Pero, muchos conductores
cubren esa distancia en menos tiempo. Por ejemplo, un taxi cubre esa distancia en menos
de 6 meses; por tanto convertir un taxi para que consuma gas es un gran negocio, sobre
todo si se establecen métodos de financiamiento que faciliten la reconversión.
El principal reto a resolver tiene que ver con el desarrollo de una red de distribución de
GNV cuya cobertura sirva para satisfacer las necesidades de la ZMVM. Si se establece como
meta reconvertir un millón de autos en 7 años (empezando con la flota de taxis que opera
en la ZMVM), se necesitaría establecer una red de distribución de unos 250 a 300
estaciones.
Tal meta es factible si se aprovechan los ductos de gas que ya existen y si se establecen
convenios con empresas comerciales para poner puntos de venta en tiendas que tengan
espacios adecuados para esas operaciones.
Pero, para que el mercado propuesto funcione adecuadamente, se deben establecer normas
para regular los equipos de gas que se instalen en los vehículos y las operaciones de los
puntos de venta de gas al detalle. Los sistemas de control requeridos pueden servir tanto
para regular la operación del nuevo mercado como para cobrar los financiamientos que se
otorgarían a los taxistas y particulares que decidan convertir sus unidades a gas.
Roberto Newell G es Economista y Vicepresidente del Instituto Mexicano para la
Competitividad, A.C. Las opiniones expresadas en esta columna son personales.
El autor enfoca su alternativa de solución a la contaminación atmosférica en la
sustitución del energético de gasolina por Gas Natural vehicular. (GNV)
Sin embargo el problema de los automoviles es mucho mas que eso.
El problema esta en el paradigma de movilidad individual en automóvil
adoptado hace 70 años, copiando a los EUA,  que resulta insostenible, fisica y
economicamente, para las ciudades. Sin soslayar  las ventajas del gas natural
vehicular como energético, se deben ‘internalizar’ todos los costos externos del
uso del automóvil, hasta ahora subsidiados injusta e  inequitativamente a los
deciles de mayores ingresos en la sociedad y destinar los recursos a la modernización,
ampliación y la mejora sustancial del transporte publico  colectivo y la infraestructura
para la movilidad activa, caminando y en bicicleta.
Seguir subsidiándole los costos externos al automovilista nos conducira a una
situación aun mas insostenible y de mayores costos sociales.  Archibaldo Hope

Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Automóvil, Economia, Politicas Publicas, Transporte sostenible y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s