El desafío global de transporte – John Whitelegg 

Origen: OP-Ed: John Whitelegg on The global transport challenge | World Streets: The Politics of Transport in Cities

El sistema de transporte del mundo desperdicia vidas, salud y dinero – y está ahogando al planeta. Hay una crisis mundial del transporte. Tres mil personas mueren cada día en incidentes de tráfico, la contaminación del aire de los vehículos está bañando nuestras ciudades en una sopa química y las muertes por enfermedades respiratorias superan las muertes en accidentes de tráfico. Los ciudadanos necesitan tomar el control.

– John Whitelegg, Editor, World Transport Policy and Practice


Este sería un alto precio a pagar por un sistema de transporte perfectamente funcional que entrega personas y mercancías de manera rápida y eficiente, pero este no es el caso. Todos los países y ciudades gastan mucho dinero por una “solución” de transporte que ha fracasado. En un raro ejemplo de unidad global y experiencia compartida, los pasajeros de Los Ángeles están atrapados en los embotellamientos de tráfico, al igual que en Bangkok, Delhi, Pekín y Río de Janeiro.

Nuestros sistemas de transporte basados en la carretera adquiridos a un costo enorme están fallando miserablemente para entregar cualquier cosa. Hemos creado una muy costosa manera de organizar el transporte en ciudades, una que es extremadamente ineficiente y una que impone una terrible penalidad en muertes, lesiones y discapacidad de por vida.

Esta penalización es una afrenta a los derechos humanos. Las condiciones de tránsito hacen muy difícil para los niños y los ancianos atravezar carreteras. Las mujeres con deberes de cuidar niños encuentran el transporte público difícil de usar y los pobres que dependen de caminar y andar en bicicleta están expuestos a más peligro que el ocupante del automóvil. Grandes sumas de dinero se gastan en Delhi y Kolkata expandiendo carreteras, autopistas y pasos elevados que sólo pueden beneficiar a los miembros más ricos de la élite urbana. Los pobres sufren con pavimentos peatonales inadecuados y aire contaminado.

Donald Appleyard, en su famoso libro Livable Streets (1981), describió cómo la gente que vive en calles con tráfico ligero tiene más amigos y conocidos que las personas en ciudades con tráfico pesado. Viven en entornos más sociables, amistosos y comunitarios.

Los ciudadanos saben esto instintivamente y buscan ambientes de alta calidad lejos del ruido, la suciedad y el peligro de coches y camiones. El problema es que este privilegio generalmente sólo está disponible para los ricos, por lo que el 90% de las personas muertas en incidentes viales es mas probable que sean pobres, ciclistas, peatones o usuarios de autobuses en países en desarrollo. El transporte se ha convertido en una experiencia socialmente polarizada con gente pobre viviendo en entornos de mala calidad, mientras la gente más rica pasan delante de ellos, envueltas en sus coches en camino a una rica variedad de destinos inaccesibles para los pobres.

La necesidad de liderar

Mientras tanto, automóviles y camiones representan alrededor del 30% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero y están entre las fuentes de más rápido crecimiento de estos gases. Esto presenta a los políticos con problemas. La mayoría de los políticos aceptaría que el cambio climático y todos sus concomitantes peligros están en los primeros lugares de la lista de cosas que ellos piensan son importantes, pero no se atreven a “tocar” el transporte.

La mayoría de las ciudades, regiones y países quieren más carreteras. Beijing quisiera otra carretera periferica de cinco carriles agregada a sus actuales carreteras de cinco carriles. La mayoría de las ciudades les gustaría mucho tener un aeropuerto internacional, o uno más grande si ya tienen uno. El Banco Mundial financia nuevas carreteras en India y China. Esto amarra a todas las ciudades a mayor dependencia en combustibles fósiles y mayores niveles de producción de gases de efecto invernadero simultaneamente que presidentes y primeros ministros hacen discursos sobre reducir gases de efecto invernadero. No es de extrañar que el ciudadano comun esté confundido acerca de lo que debe hacer.

No tiene que ser así. El ex alcalde de Bogotá en Colombia, Enrique Peñalosa, mostró al mundo que una ciudad relativamente pobre en un país relativamente pobre puede establecer los estándares más altos para el transporte. Declaró días libres de automóviles, estableció un sistema de buses muy confiable y barato (TransMillenio) y construyó 17 kilometros de ciclopista y senderos peatonales para conectar partes pobres de la ciudad con el centro. Esto contrasta con lo que hace la mayoría de las ciudades chinas, africanas, e indias (y mexicanas) que están invirtiendo fuertemente en nuevos carreteras y haciendo nada por los pobres y los que viven en condiciones de contaminacion.

La experiencia de Bogotá no es una aislada. Curitiba, Brasil, ha sido pionera en un “sistema de tránsporte publico rápido” exitoso en bús y lo ha hecho, al igual que Bogotá, a un costo mucho menor que un sistema de ferrocarril metro y con beneficios geográficos mucho más amplios para la región. Londres ha reducido la congestión un 30% con su cargo por congestión y Copenhague ha logrado el mayor uso de bicicleta de cualquier ciudad en el mundo.

El mensaje en patrones globales de transporte es claro. No hay problemas técnicos, económicos u organizativos para encontrar soluciones, pero existe una enorme dificultad para lograr la voluntad política. Donde se ha logrado un progreso real, esto ha ocurrido debido al fuerte liderazgo de políticos clave. Esto nos presenta a todos con buenas noticias y malas noticias.

La buena noticia es que hay muy pocas barreras, si hay alguna, para proyectos de transporte innovadores y exitosos dirigidos a crear ciudades habitables y sostenibles. No son costosas de lograr y presentan pocos, si acaso existen, problemas tecnológicos. La barrera significativa en todas partes es la voluntad política. La tarificacion vial o cargo por congestion de Londres no habría salido adelante si no fuera por el empuje inusual, la ambición y la obstinación del alcalde de Londres, Ken Livingstone.

Werner Broeg en Munich ha llevado a cabo investigaciones en todo el mundo sobre políticos y ha encontrado que en la mayoría de los casos los políticos han establecido puntos de vista sobre el tráfico y transporte caracterizados por la creencia de que todos quieren conducir, que el coche es el modo más deseable de transporte y que cualquier cosa que sea percibida como anti-coche resultará en la pérdida del puesto político.

Otro camino es posible

El trabajo de Broeg muestra que los políticos rutinariamente subestiman el apetito del electorado por un cambio radical. A los ciudadanos les gustaría ver más transporte público, caminar y andar en bicicleta y les gustaría ver un uso más sociable y de convivencia del espacio público. Los ciudadanos están dispuestos a reducir los viajes en coche si se les da la información correcta, incentivos y apoyo. En York, Inglaterra, un proyecto encaminado a reducir los viajes en automóvil produjo una reducción del 16% en estos viajes en un período de seis meses en su grupo objetivo.

Todo esto apunta a la necesidad de un cambio en la cosmovisión suscrita por la acción ciudadana. Es posible crear espacios urbanos altamente deseables, eliminar muertes y lesiones en las carreteras y reducir la obesidad y los gases efecto invernadero -y hacerlo a un costo mucho menor que el de construir carreteras, que empeora los problemas. El camino a seguir es la acción ciudadana y la generación de políticos ilustrados. Aún estamos en las estribaciones de comprender cómo movernos en esta dirección.

# # #

John Whitelegg es profesor invitado de Transporte Sostenible en John Moores University en Liverpool y Profesor de Desarrollo Sostenible en el Stockholm Environment Institute, de la University de York y es fundador y editor del Journal of World Transport Policy and Practice. John es un consejero local en Lancaster, y Lider del North West (of England) Green Party.

______________________________________________________
Archives: Esta pieza escrita por John Whitelegg, editor en jefe y fundador de nuestra (mas antigua) publicación hermana, el Journal of World Transport Policy and Practice (fundada en 1993), apareció en 2005 como parte del debate en línea de Democracia abierta sobre la política del cambio climático . El debate se desarrolló en asociación con el British Council como parte de su iniciativa ZeroCarbonCity, una campaña mundial de dos años para sensibilizar y estimular el debate sobre los desafíos del cambio climático. Sus análisis y propuestas son tan pertinentes y urgentes, hoy como lo eran en aquel entonces. Pero aquí estamos, no sólo dos años más tarde, sino 2 × 2 años más tarde, y para ser perfectamente honesto no hay ningún signo de alivio a la vista.

¿Qué nos esta deteniendo?, ¿Es una falta de conocimientos? ¿Es un déficit de liderazgo? ¿Es una falla de comunicacion? ¿Al menos en parte, es la incapacidad de quienes entienden perfectamente el tema para comunicarse con el público en general?, De vuelta al trabajo, ¿eh?

Y con este espíritu, John recibira con beneplacito sus sugerencias de autores, artículos y comentarios sobre los retos del transporte sostenible en el WTPP. Puedes comunicarle tus ideas directamente via correo j.whitelegg@btinternet.com o Skype: johnwhitelegg.

Eric Britton. The editor

Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Transporte y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s