De Nairobi a Manila, los celulares estan cambiendo la vida de pasajeros de autobus

Cada día en todo el mundo, millones de personas dependen de los autobuses para desplazarse. En muchas ciudades, estos servicios hacen la mayor parte de los viajes urbanos, especialmente en África y América Latina. Son conocidos por muchos nombres diferentes: matatus, dalalas, taxis de minibús, colectivos, diablos rojos, micros, etc., pero todos tienen una cosa en común: están mínimamente regulados o no regulados para nada. Aunque los buses juegan un papel crítico en la vida cotidiana de muchos habitantes urbanos, hay frecuentes y diversas quejas que han impulsado llamados a mejorar y reformar el servicio. Para los usuarios, la falta de información y visibilidad de los servicios ha sido una preocupación fundamental. Tener que pagar por separado para cada viaje daña desproporcionadamente a los pobres que viajan desde la periferia, que a menudo tienen que coger varios buses para llegar al centro. Los vehículos son viejos ya veces inseguros.
Sumando a las preocupaciones por la seguridad, los conductores de buses compiten entre sí por los pasajeros en lo que se conoce en América Latina como la guerra del centavo. Los no usuarios, los planificadores y las autoridades de la ciudad también se quejan de la contaminación y los incidentes viales causados por estos conductores, así como de la congestión generada por el «muro de autobuses» en las principales arterias de la ciudad.

Para abordar estas cuestiones, las ciudades han intentado reformar estos servicios informales de buses estableciendo contratos de concesión y reuniendo a múltiples propietarios y operadores de autobuses en empresas formales (véase la nota adjunta: Bus Reform in Developing Countries—Reflections on the Experience thus Far). Pero a pesar de que algunos de ellos han hecho grandes progresos en la renovación de sus servicios de bús (particularmente mediante la implantación de sistemas BRT), el éxito general de estos intentos ha sido limitado y los buses no regulados siguen siendo en muchas ciudades un componente vital del ecosistema de transporte urbano.

Sin embargo, ahora estamos presenciando un cambio diferente, más orgánico, que está trastocando el mundo de los buses informales utilizando sensores baratos ubicuos y tecnología móvil. Un semillero de innovación es Nairobi, la bulliciosa capital de Kenia. Hace dos años, Nairobi causó sensación en el mundo del transporte urbano al mapear (trazar) todas las rutas del bus informal matatus. Otros países han intentado replicar este modelo, con herramientas de código abierto y crowdsourcing (recurrir al publico para obtener información) que apoyan esfuerzos similares en Mexico, Manila, y más allá. De vuelta en Nairobi, la Magic Bus app ayuda a los viajeros a usar servicios de SMS para reservar y pagar por asientos en matatus; En septiembre de 2016, el potencial de MagicBus para aliviar el dolor del viajero en la capital de Kenia fue recompensado con un premio de $1 millón de dólares. Otros programas implementados en colaboración con aseguradores y operadores están experimentando con sensores a bordo para identificar y corregir el comportamiento peligroso del conductor como frenadas y aceleracion súbitasMa3Route, también en Nairobi (aqui ya hay un patrón!) utiliza el crowdsourcing para identificar a los conductores peligrosos, así como la congestión. Al mismo tiempo, los operadores están mejorando en su juego: utilizando tecnología para mejorar la gestión del sistema, el control y el enrutamiento en La Paz, y trabajando con universidades para mejorar su planificación financiera y capacidades en Ciudad del Cabo.

En este contexto, la cuestión es entonces: ¿pueden estas iniciativas experimentales en curso ofrecer una alternativa coherente a una reforma formal? ¿Es posible ampliar, replicar y recombinar este tipo de mejoras incrementales con el fin de: reducir la congestión, la contaminación y las colisiones; preservar la agilidad y capacidad de respuesta al mercado de los operadores existentes, mientras les ayudas a modernizar su flota y servicios; mejorar la experiencia de los pasajeros reduciendo los tiempos de viaje, proporcionando información más confiable y mejorando la calidad del conductor/vehículo? Si bien todavía es temprano y estos ejercicios piloto en curso aún no han llevado a una transformación completa de los servicios de bús, sin duda prometen

  • Mapear y crowdsourcing de condiciones en tiempo real ayuda a usuarios a tener un mejor sentido de que servicios están disponibles para el.

  • La posibilidad de pagar remotamente pasajes también ayuda al operador a resolver el problema de “descubrir la demanda” que a menudo lleva a los operadores a competir entre ellos por el pasaje a costa de la seguridad de todos, o a esperar hasta que el bus este lleno antes de salir de su base, lo que resulta a veces en servicio irregular de baja calidad para los pasajeros.
  • Identificar a los operadores y los vehiculos mas peligrosos no solo ayuda a los pasajeros a evitarlos, sino que tambien da a los abrumados reguladores una oportunidad de dirigir mejor sus recursos limitados
  • Las Tarjetas Inteligentes (Smartcards) posibilitan integrar tarifas, orientar subsidios a los pobres y facilitan al operador acceder a financiamiento (¡los prestamistas suelen ser reacios a prestar dinero a empresas que solo manejan efectivo!)
  • Mejorar la capacidad y entrenamiento para operadores, y el uso de tecnología para supervisar la conducción, –pueden todas ellas ayudar a los operadores a acceder a capital y modernizar sus activos y servicios.

Por supuesto, estas innovaciones no pueden resolver todos los problemas … En particular, dar prioridad a los buses y proveer de vehículos de mayor capacidad en las rutas más demandadas probablemente requiere una coordinación gubernamental más activa. La revolución aun esta por suceder … pero hay más de unas cuantas razones para sentirse optimistas sobre el futuro de reformar los buses informales.

¿Que piensas? No dudes en comentar o contactarnos si sabes de cualquier prueba o experimento piloto interesante e innovador para mejorar los servicios de los buses informales en paises en desarrollo. ¡Nos encantaria oir de ti!

Para conocer mas sobre las ultimas tendencias en reformas a los buses, por favor ve: 

  1. Policy Note: Bus Reform in Developing Countries—Reflections on the Experience thus Far
  2. Public Private Infrastructure Advisory Facility (PPIAF): Bus Reform Toolkit
  3. Andrés Gómez-Lobo & Julio Briones (2013). Incentive structure in transit concession contracts: The case of Santiago, Chile, and London, England. Washington, DC: Policy Paper prepared for the Clean Air Institute.
  4. Andrés Gómez-Lobo & Julio Briones (2014) Incentives in Bus Concession Contracts: A Review of Several Experiences in Latin America, Transport Reviews: A Transnational Transdisciplinary Journal, 34:2, 246-265, DOI: 10.1080/01441647.2014.895451
  5. European Commission (2008): Contracting in Urban Public Transport
Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Buses, Planificacion Urbana, Politicas Publicas, TransportePublico, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s