La Ciudad Necesita Naturaleza

Origen: Cities Need Nature | The Huffington Post

  Jardin du Luxembourg, Paris (by: F. Kaid Benfield, c2014)

Los humanos tenemos una intrínseca necesidad emocional de conectarnos con la naturaleza. El eminente biólogo E. O. Wilson llamó primero a esta necesidad “biofilia”, y el término se quedo. Sin embargo, las ciudades también necesitan, fundamentalmente, la estructura del urbanismo hecho por el hombre –calles, edificios e infraestructura– en densidad suficiente para lograr la eficiencia ambiental y económica y fomentar los lazos sociales. Es fundamental que incorporemos naturaleza a las ciudades, pero debemos hacerlo de una manera tal que apoye la urbanidad en lugar de reemplazarla.

(Este articulo esta extraido del libro People Habitat: 25 Ways to Think About Greener, Healthier Cities, de F. Kaid Benfield, distribuido por Island Press, 2014). 

A escala del vecindario

Recuerdo un feliz dia en nuestro vecindario hace algunos años. Cuando regresé del trabajo, tres árboles nuevos habían sido plantados en nuestra cuadra. Es una pequeña cosa, por supuesto, sólo tres árboles de calle. Pero, sus predecesores habían penosamente desaparecido por algunos años. Cuando nos mudamos al vecindario hace poco más de 20 años, uno de sus principales activos eran sus grandes y majestuosos árboles en la calle, la mayoría robles, en casi cada cuadra. El barrio fue construido en los1920’s, por lo que nuestros árboles más antiguos tendrían alrededor de 70 años cuando nos mudamos.

Los visitantes siempre eran sorprendidos por estos, especialmente si venian de un suburbio mas nuevo. Muchos de los árboles más viejos aún permanecen, pero durante los más de veinte años que hemos vivido en el vecindario hemos perdido una buena cantidad, algunos por enfermedades y, la mayoria, por tormentas. Estoy seguro que no fui el único a quien se le elevo el espiritu al descubrir los nuevos árboles que se habían plantado: los investigadores han demostrado que incluso la vista de vegetación desde una ventana puede darnos un impulso psicológico y físico.

De hecho, para nuestros antepasados una conciencia aguda del entorno natural era esencial para la supervivencia. Cuando nos privamos de la naturaleza, perdemos un aspecto básico de humanidad. ¿Quién entre nosotros no ha disfrutado de un paseo, montado en bicicleta, leído un libro o revista, aprendido un deporte, se ha enamorado, tomado una siesta, o disfrutado del respiro y la comunión con la naturaleza que proporciona un encantador parque citadino o una area natural? En las ciudades, la presencia de naturaleza -sea intercalada entre nuestras calles, edificios y jardines o más organizada en parques- nos conecta con el crecimiento y con las estaciones, proporcionando una suavidad para complementar el concreto de nuestras calles y aceras y el ladrillo y madera de nuestras casas.

Entre los parques, me encantan aquellos que son a escala de vecindario. Aunque grandes espacios verdes como el Central Park de Nueva York, el Golden Gate Park de San Francisco o el Rock Creek Park de Washington, DC son maravillosos, hay una dimensión más personal con aquellos que son más pequeños, más una parte del vecindario. De hecho, uno de mis favoritos es de sólo un acre y medio de tamaño. Está escondido en un vecindario de casas unifamiliares en pequeños terrenos en Chevy Chase, Maryland, justo en la frontera que separa Chevy Chase de Bethesda y a sólo una cuadra de la muy concurrida y urbana calle principal de Bethesda.

  Elm Street Park, Chevy Chase, MD (by: F. Kaid Benfield, c2014)

El Parque de Elm Street está tan a escala de su vecindario y tiene esos grandes y hermosos árboles maduros que si ando cerca en mi bicicleta, lo cual es frecuente, me desvio de mi camino para detenerme allí. Tiene pequeños gazebos, una area de juegos infantiles, y mesas de picnic dispersas, pero fuera de eso no tiene instalaciones especiales. Solo está ahí, y lo amo.

La ciencia de la naturaleza urbana y el hábitat de las personas

La investigación sugiere que debo hacerlo. En la Universidad de Michigan, un grupo de estudiantes de prueba que caminaban por un arboretum urbano obtuvo mejores calificaciones en memoria e indicios de humor que un grupo de control que caminaba por calles de la ciudad. Cuando una semana después, los papeles de los dos grupos se invirtieron, los estudiantes que caminaron por el arboretum nuevamente obtuvieron puntajes más altos. Los investigadores sugirieron que las demandas mentales adicionales de las calles de ciudad -particularmente la atención a los automóviles- causaron estrés, mientras que en la naturaleza podemos dejar divagar nuestras mentes, permitiéndonos el “descansar nuestra atención”.

De manera más general, una reseña académicamente rigurosa de 86 estudios reseñados por pares, publicados desde 2000, realizados por investigadores daneses para la Federation of Parks and Recreation Administration fue publicada en enero de 2013. Encontró una inmensa gama de correlaciones entre naturaleza y salud pública, desde reducidos dolores de cabeza hasta longevidad:

“La naturaleza y los espacios verdes contribuyen directamente a la salud pública al reducir estrés y trastornos mentales, aumentando el efecto de la actividad física, reduciendo desigualdades en salud y aumentando la percepción de calidad de vida y salud general autoinformada. Los efectos indirectos de la salud se transmiten proporcionando arenas y oportunidades para la actividad física, aumentando la satisfacción del entorno de vida y las interacciones sociales, y por diferentes modos de recreación. . .

“Los beneficios directos en salud para los que encontramos evidencia sobre efectos positivos incluyen bienestar psicológico, reducción de obesidad, reducción de estrés, salud autopercibida, reduccion de dolor de cabeza, mejor salud mental, mortandad por infarto, capacidad de concentración, calidad de vida, reduccion en Desorden de Atencion Desorden de Hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés), reducción de síntomas cardiovasculares y reducción de mortalidad por trastornos respiratorios, reducción de quejas de salud, mortalidad general, longevidad, peso al nacer y edad de gestacion en población socioeconómicamente baja, recuperación post-desastre y cortisol reducido.” (Citas omitidas)

La evidencia de los impactos positivos de parques urbanos sobre la actividad física se destacó como “fuerte”, con la evidencia establecida académicamente en apoyo de otros efectos que se consideraron al menos “moderados”. (Por el contrario, cuando una correlación entre parques y salud era insuficientemente establecida en la literatura, como con los efectos sobre el cáncer de pulmón o diabetes, dijeron los autores.)

  Bethesda, MD (by: F. Kaid Benfield, c2014)

Otro estudio grande, publicado en una monografía publicada por la National Recreation and Park Association en 2010, encontró una correlación directa entre efectos sobre la salud y la proximidad de parques:

“Científicos en Holanda examinaron la prevalencia de trastornos de ansiedad en más de 345.000 residentes y encontraron que las personas que vivían en áreas residenciales con la menor cantidad de espacios verdes tenían una tasa 44 por ciento más alta de trastornos de ansiedad diagnosticados por médico que personas que vivían en areas residenciales más verdes. El efecto fue más fuerte entre aquellos con más probabilidad de pasar tiempo cerca de casa, incluidos niños y personas con bajos niveles de educación e ingresos. “El tiempo pasado en la exuberancia de los ambientes verdes también reduce la tristeza y depresión. En el estudio holandés, la prevalencia de la depresión diagnosticada por médico fue 33 por ciento mas alta en áreas residenciales con los menos espacios verdes, en comparación con barrios con los más “.

El informe NRPA cita estudios que encontraron menores niveles de agresion, violencia y crimen en desarrollos en Chicago con vistas a vegetacion que aquellos que no la tienen.

La gente intuitivamente aprecia estos beneficios y, como resultado, está dispuesta a pagar una prima significativa por vivir cerca de la naturaleza. Según un informe de 2006 publicado por el Trust for Public Land, una revisión de 25 estudios que investigan si los parques y espacios abiertos contribuyeron a los valores de las propiedades vecinas encontraron un aumento en valor en 20 de los estudios. Dichos beneficios acrecentan también a los municipios:

“El más alto valor de estos hogares significa que sus propietarios pagan mas altos impuestos sobre la propiedad. En algunos casos, los impuestos adicionales sobre la propiedad son suficientes para pagar los cargos de deuda anuales de los bonos utilizados para financiar la adquisición y desarrollo del parque. “En estos casos, el parque se obtiene sin costo a largo plazo para la jurisdicción”, escribe John Crompton,(profesor de Texas A&M).

El informe de TPL cita evidencias que corrobora de la Universidad del Sur de California, que han encontrando que la inversión en un parque de bolsillo en vecindario urbano denso se pagaría en 15 años como resultado del incremento en los ingresos fiscales.

Servicios ambientales prestados por la naturalez urbana 

Regresando a los árboles en mi vecindario, los amaría sin saber por qué, pero en mi trabajo de dia como defensor, es muy útil saber que la ciencia puede revelar algunas de las razones. Aparte de lo que pueden hacer por mí, los árboles también proporcionan servicios ambientales medibles a sus comunidades. Si estás interesado en aprender más sobre los beneficios de los árboles, visita los sitios web de la National Arbor Day Foundation y del US Forest Service..

  vision for green alley, Hartford, CT (by: Nelson Byrd Woltz for US EPA, Greening America's Capitals, public domain)

Entre las pequeñas cosas que he descubierto en uno u otro de esos dos sitios son éstas:

  • El efecto de enfriamiento neto de un árbol joven y sano es equivalente a diez aires acondicionados tamaño habitación que operando 20 horas al día.
  • Si plantas un árbol hoy en el lado oeste de tu casa, en 5 años tus facturas de energía eléctrica deberan ser 3 por ciento menores. En 15 años los ahorros serán casi 12 por ciento.
  • Un acre (4000M2) de bosque absorbe seis toneladas de dióxido de carbono y genera cuatro toneladas de oxígeno.
  • Una serie de estudios han demostrado que agentes de bienes raíces y compradores de vivienda le asignan entre 10 y 23 por ciento del valor de una residencia a los árboles en la propiedad.
  • Convalecientes de cirugía que podían ver a una alameda de árboles caducifolios se recuperaron más rápido y requirieron menos medicina para matar el dolor que pacientes similares que sólo veian paredes de ladrillo.
  • En un estudio, parcelas de árboles redujeron las partículas en de 9 a 13 por ciento, y redujeron la cantidad que llega al suelo por debajo del 27 al 42 por ciento en comparación con un área abierta.

Hace varios años, el gurú de la caminata Dan Burden, quien fundó el Pedestrian and Bicycle Information Center, escribió una monografía detallada titulada (22 Benefits of Urban Street Trees) 22 Beneficios de los árboles de calle urbanos. Entre otras cosas, Burden calculó que “por un costo de plantación de $ 250-600 (incluye los primeros 3 años de mantenimiento) un solo árbol de calle genera retornos de más de $90,000 de beneficios directos (sin incluir el estético, el social y el natural) durante el periodo de vida del árbol.” Cita datos que encuentran que los árboles de calle crean velocidades más lentas y más apropiadas del tráfico urbano, incrementan la atracción de clientes a los negocios, y hacen innecesario incrementos a la costosa infraestructura de drenaje. En al menos dos estudios recientes (publicados después del análisis de Burden), se encontró que los árboles estan asociados a la reducción del crimen.

Burden resume las funciones emocionales y biologicas de los arboles:

“Los árboles urbanos de calle proporcionan un dosel, estructura de raíz y el escenario para la importante vida de insectos y bacterias bajo la superficie; a nivel suelo para mascotas y personas románticas que pausan para lo que mascotas y románticos pausan; actúan como grandiosos entornos esenciales para pájaros cantores, semillas, nueces, ardillas y otra vida urbana. De hecho, los árboles de calle establecen tan bien una natural y cómoda vida urbana que es poco probable que veamos algún anuncio para cualquier producto urbano comercializado, incluidos los coches, que se presente sin árboles callejeros haciendo la definitiva y dominante declaración visual sobre el lugar.

Eso esta extremadamente bien dicho

Mueve tu cursor sobre las imagenes para informacion sobre los creditos.

Esta discusion continua en  People Habitat: 25 Ways to Think About Greener, Healthier Cities, distribuido por Island Press y disponible en librerias en odo el pais. 

Kaid Benfield writes about community, development, and the environment on Huffington Post and in the national media. 

Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Areas Verdes y Naturales, Ciudad, Medio Ambiente y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s