Peajes a las Calles, Unica solucion al congestionamiento de trafico

Si las ciudades estan seriamente preocupadas por la congestion, entonces hay una sola solucion real: reemplazar el costo-tiempo de conducir con un precio monetario: Peajes a las Calles, Unica solucion al congestionamiento de trafico: Andrew Coyneo

Origen: Andrew Coyne: Toll roads the only solution to traffic congestion | National Post

THE CANADIAN PRESS/Hannah Yoon

Estos días en Toronto no puedes moverte para ver todos los planes de transporte publico de multi_millones de dolares. Algunos están siendo construidos. La mayoría solo se esta hablando de ellos – sobre todo por políticos en incubación. Cada candidato a alcalde tiene un plan de de transporte publico, y también lo tiene cada líder provincial del partido.

Estos se diferencian enormemente en particularidades, –construir metro o tren ligero, siguiendo cuál ruta, etc., pero a grandes rasgos todos son iguales. Todos tomarían años construir. Todos costarían grandes sumas de dinero. Y todos serían financiados, al menos en parte, por alguien más: algún otro nivel de gobierno, algún otro grupo de contribuyentes, cualquiera excepto el pueblo a quien se le pidió que votaran por ellos. Oh, y una más: todos son justificados en nombre del combate a la congestión – el tráfico que hoy consume la ciudad y sus alrededores por la mañana, al mediodía y la noche.

Quizás es igual en donde vives. La congestión ha subido a la cima de la agenda política en muchas de las ciudades más grandes de Canadá. Toronto ni siquiera es la peor. El último estudio anual de TomTom, empresa de software de navegación en automóvil, coloca a Vancouver a la cabeza del pelotón a nivel nacional: los retrasos en el tráfico incrementan 35% en promedio el tiempo de viaje por arriba de lo que sería con flujo libre, –70% durante la hora pico. Pero Toronto, Montreal y Ottawa no quedan muy atrás, en los 20’s medios y altos. Lo que sería un viaje de 30 minutos al trabajo en estas ciudades toma por lo general más de una hora.

Y en todas partes la respuesta lanzada a un electorado que sufre es: más transporte publico. Por ejemplo, el alcalde de Vancouver, Gregor Robertson, se postula a reelección con un plan para “reducir la congestión” construyendo una nueva línea de metro a la Universidad de Columbia Británica, a un costo de $3,000 millones. Se propone una nueva línea de tren ligero, a un costo similar, para Ottawa. Y así todos.

Es una idea encantadora. A todo el mundo le gusta el transporte público. Es limpio, es verde, nos pone en contacto con nuestros conciudadanos. Es una forma maravillosa de mover a gran número de personas a bajo costo. Ciertamente deberíamos construir más, donde su beneficio marginal excede su costo marginal. Pero la idea de que simplemente añadir otra linea de metro o de tren ligero rápido va a curar la congestión, o incluso hacer mella en esta, es pura fantasía.

THE CANADIAN PRESS/Hannah Yoon

Echa un vistazo a la tabla de TomTom de nuevo, esta vez para Europa. Entre las ciudades peores congestionadas en la lista encontrarás algunos de los sistemas de transporte publico más admirados. El metro de Moscú, por ejemplo, a menudo calificado como el mejor del mundo: 40 trenes cada hora, saliendo con regularidad metronómica de los suntuosos palacios construidos por los soviéticos para estaciones. Sin embargo, los retrasos debidos a la congestión en la ciudad se sitúan en 74%, en promedio. París, Londres, Viena y Berlín tienen peores problemas de congestión que Toronto. Sin embargo, están bendecidos con redes de transporte publico con una cobertura y calidad que las ciudades canadienses sólo pueden soñar.

Por supuesto, el tráfico sería, sin duda, aún peor en estas ciudades sin sus magníficos sistemas de tránsito; probablemente más transporte publico sería de alguna ayuda aquí, también. Pero evidentemente no es suficiente por sí mismo, y lejos de estar claro que el beneficio añadido vale la pena del costo adicional. No importa cuánto nuevo transporte publico construyas, para empezar, persuadirás solamente a una pequeña minoría de conductores a renunciar a sus coches: las ventajas en confort, conveniencia y sobre todo velocidad son demasiado grandes. En todo el país, más del 80% de los canadienses conducen al trabajo, un número que no ha cambiado en décadas.

Mas aún, contra el número de conductores que son persuadidos de cambiar, debe verse el número de nuevos conductores añadidos a la población. Por ejemplo, Toronto propuso la línea de metro Downtown Relief, de $3,000 millones de dólares (esa cifra nuevamente), que proyecta/espera sacar a lo máximo 5.000 automóviles de las calles en cualquier momento, la mayoría viajeros suburbanos al concluirse. Estupendo. Se prevé que la población del área metropolitana de Toronto crecerá en casi dos millones de aquí a entonces. (Incluso no esta claro que la D.R.L. sea la mejor manera de reducir la congestión en el metro. Ya que esta es, sobre todo, un problema de hora punta, ¿por qué no simplemente bajar el precio de las líneas existentes en las horas valle, como sugiere un nuevo estudio del Instituto de Política del Consumidor*?)

Si las ciudades son serias sobre la congestion, hay una solucion: remplaza el costo-tiempo de conducir con un precio economico

Tercero, y más fundamental: si lograras sacar algunos coches de la calle, ¿qué significaria eso?. Significaria que el tráfico fluiria más rápido. ¿Y qué nos dice la investigación que sucede cuando el tráfico se mueve más rápido?, Que la gente conduce más. Hoy racionamos el espacio viario mediante el tiempo: el precio de usar las calles es el tiempo gastado esperando en el tráfico. El efecto práctico de agregar nuevo transporte publico es el mismo que construir nuevas calles/carreteras -reduce el costo- tiempo de conducir. Como con cualquier otra cosa, cuando reduces el precio, la gente consume más de eso.

Si las ciudades se toman en serio la congestión, sólo hay una solución real: reemplazar el costo-tiempo de conducir por un costo económico, que asigne el espacio escaso a los que ponen el valor más alto en las calles/carreteras y no a los que ponen el valor más bajo a su tiempo. Además de ser mucho más rápido de implementar, los peajes por uso de calle/carretera tienen la ventaja añadida de hacer instantáneamente al transporte publico más competitivo: no subsidiando mas el transporte publico, sino quitandole el subsidio al uso de automóvil privado. En tanto no se les ponga precio a los caminos, la congestión seguirá siendo un problema serio y creciente, y todo el transporte publico del mundo no lo va a arreglar.

Por desgracia, el aspecto que hace que los peajes funcionen -su transparencia- los convierte en anatema para políticos. ¿Por qué pedir a los conductores que paguen hoy los costos reales de usar las carreteras, cuando puedes prometer grandes planes futuros de transporte publico que ya no estarás ahí para usar y alguien mas pagará por ellos?

Postmedia News * I am a director of Energy Probe, with which the CPI is affiliated.

Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Calles, Economia, Trafico y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s