¿Por qué una cuadra de la ciudad puede ser uno de los lugares más solitarios de la tierra? 

Los sentimientos de aislamiento son comunes en ciudades. Echemos un vistazo a la manera en que las construimos.

Origen: Why a city block can be one of the loneliest places on earth | Grist

Recientemente, un lector de Grist escribió para preguntar a Umbra si los edificios de apartamentos están diseñados para desalentar la interacción con los vecinos. Esa pregunta golpeó una cuerda.

En la primavera, me mudé a mi primer apartamento en solitario en un edificio del centro, y aún tengo que intercambiar más que un “hola” con la gente que vive a mi lado. De hecho, nunca he visto al vecino a mi derecha. El inquilino podría ser un tejón de tamaño humano –No tengo ni idea.

La vida en apartamentos puede ser extrañamente aislante: la intimidad de sacar la ropa interior de un completo extraño de la lavadora del edificio; la molestia de viajar en ascensores silenciosos frotando los codos de otro inquilino; la celosa angustia de pasar rapidamente frente al grupo de amigos compartiendo pizza, felices a la entrada de tu edificio.

Aún siendo tan llena de vida, una cuadra de ciudad moderna puede ser uno de los lugares más solitarios en la tierra.

Hay esos míticos edificios de apartamentos donde las noches de cine y de taquerias pasables son una cosa. Pero estas circunstancias parecen ser raros y afortunados – al punto en que la falta de interacción humana ha sido etiquetada como una crisis de salud. En noviembre, el ex-Cirujano General de los Estados Unidos Vivek H. Murthy identificó el aislamiento social como una de las amenazas mas perniciosas de salud publica en nuestra nación, junto con la violencia armada y la adicción a opiáceos.

La soledad tiene también implicaciones políticas importantes. Los apartamentos representan casi un tercio del inventario de vivienda en las ciudades más grandes de EUA, y la mitad de estos son hogar de una sola persona.

Imaginate una manzana de la ciudad llena de edificios de apartamentos; Si todos los que alli viven se refugian en su pequeña unidad propia, rara vez hablan entre sí, no hay identidad de comunidad, no hay sentido compartido de obligación y propósito. Esto no es sólo un ejercicio mental – una encuesta descubrió que mientras menos socializan los vecinos entre si menos comprometidos políticamente tienden a ser.

“Todas las funciones de autogobierno de las calles son humildes, pero son indispensables”- Jane Jacobs escribe en  The Death and Life of Great American Cities (Muerte y vida de las grandes ciudades americanas), argumentando en contra del tipo de “renovación urbana” al estilo de los años 1960’s que en realidad hizo que nuestros barrios fueran menos vivibles. “A pesar de mucha experimentación, planeada y no planeada, no hay sustituto para calles animadas.”

Los “ojos en la calle” de Jane Jacobs probablemente habría tenido mucho que decir también sobre nuestro estilo de vida actual de “ojos en el iPhone”. La relación de la tecnología con el compromiso politico es realmente bastante camplicada, pero la mayoría de nuestros ‘muros’ de Facebook son probablemente más animados que nuestros vecindarios reales.

Por suerte, hay una creciente conciencia del poder de las calles animadas, junto con esfuerzos para que la gente busque y hable con sus vecinos de nuevo. El reciente paquete de $106 millones para resiliencia ante el cambio climatico del alcalde de Nueva York Bill de Blassio, destinado específicamente a atender las crecientes olas de calor en la ciudad, incluyó un programa para fortalecer lazos comunitarios. La justificación: de cara a las apremiantes amenazas públicas como el cambio climático, la mejor y más eficaz respuesta es una de comunidad.

Pero especialmente para muchos habitantes jóvenes de la ciudad, ese sentimiento de comunidad sigue siendo esquivo. Ciertamente lo es para mí (estoy trabajando en ello) y tal vez para ti. Así que volvamos a la pregunta inicial del lector: ¿Son los edificios donde muchos de nosotros vivimos lo que nos hace solitarios, o somos nosotros?

Como cualquier arquitecto digno de su ejemplar de Le Modulor puede decirte, los edificios conforman al ser humano y nuestras interacciones con los demás, tanto como nosotros las conformamos.

Y sí, los expertos dicen que la manera como hoy construimos no fomenta conexiones fuertes con nuestros vecinos. El famoso arquitecto Sim Van Der Ryn, conocido por sus conceptos de sostenibilidad argumenta en Design for an Empathic World que la mayoría de los edificios en los que vivimos fueron diseñados pensando poco en cómo vivimos.

Este acercamiento a la arquitectura es parte de una mayor obsesión cultural con la privacidad, –un concepto que es muy moderno en relación con la historia de la humanidad, según Christopher Leinberger, investigador principal en la Brookings Institution. Hace trescientos años, residentes de civilizaciones occidentales tendían a cocinar, socializar e incluso dormir en recintos cercanos, cerrados y desprotegidos.

“En el siglo XX, por primera vez en la historia humana, tuvimos la oportunidad de construir desarrollos aislados en áreas metropolitanas, y lo hicimos vengativamente”, dice Leinberger. Y agrega, el modelo moderno para el entorno edificado, es uno que está segregado por raza, ingresos y situación familiar.

En contraste, el “diseño empático” propugnado por Van Der Ryn significa crear un espacio que atienda a necesidades de la persona, salud física y emocional y la “conexión con otros”. Los edificios empáticos tienen espacios comunes invitadores para que los residentes interactúen y acceso a espacio verde y al aire libre. Se sienten integrados con la calle y los edificios que los rodean.

Hablé con un arquitecto cuya firma diseña con la comunidad y las interacciones sociales informales en mente. Grace Kim de Schemata Workshop describe un proyecto exitoso como aquel en el cual los residentes pueden ver actividad comunitaria diariamente. “Eso significa tener una jerarquía de espacios de públicos a privados en los hogares – para que la gente pueda recogerse en la intimidad de sus hogares, pero tener acceso a la comunidad sólo fuera de su puerta o por la ventana de su cocina”, dice Kim.

Cuando pregunte a Kim cómo se habia interesado en este campo, dice, en tantas palabras, que nuestro aislamiento nos está matando. “La sociedad americana es muy insular y nuclear, y ha sido realmente muy perjudicial. Creo que incidentes como Columbine y tiroteos al azar, y gente interactuando via postal, resultan de estar viviendo tan individualmente, perdiendo nuestro sentido de quién somos, y de nuestra comunidad “.

Esta en nuestra naturaleza animal el buscar la soledad. “A un ser humano le gusta ‘retirarse a su rincón’, y le da placer físico hacerlo”, señala Gaston Bachelard en su texto filosófico histórico sobre el hogar. Pero también esta en la naturaleza humana el buscar la compañía y el cuidado de los demás. Necesitamos un ambiente edificado que permita que ambos aspectos de la naturaleza humana prosperen.

Hay, por supuesto, un millón y una maneras de diseñar un edificio, y un millón y tres maneras de conocer gente. Pero para empezar a entender el impacto de los primeros en lo último, hablé con dos jóvenes mujeres que se mudaron a grandes ciudades, –Seattle y Nueva York, respectivamente–, y empezaron a establecer sus vidas desde los cimientos de edificios atípicos.

La elección de ciudades no es coincidencia; Seattle y Nueva York son dos de las zonas urbanas más prohibitivas en costo del país. La asequibilidad de cualquier vecindario en cualquiera de las dos ciudades tiene una cualidad de “parpadea-y-la-perdiste”, que tiene el doble efecto de empujar hacia afuera a residentes a largo plazo y obligar a recién llegados a enfrentar situaciones de vida bastante poco convencionales.

El sueño de Sarah Berkes, después de graduarse de la Universidad de Washington en 2015, fue mudarse a Nueva York y hacer una carrera en moda. Berkes, por teléfono, es burbujeante y bragada – ella es el tipo de persona que parece estar charlando con una sonrisa 90 por ciento del tiempo. Su regalo de graduación de sus padres era un boleto sencillo a Nueva York. En corto plazo, consiguió trabajo – y luego un apartamento en una pensión para mujeres profesionales.

Uno podría escuchar tal descripción y pensar: ¿En serio?, ¿En 2017? Es una reminiscencia del legendario Hotel Barbizon de Nueva York, inspiración del establecimiento en el cual Esther Greenwood léntamente perdió la mente en The Bell Jar. Pero la naturaleza comunal del edificio -incluyendo comidas compartidas- introdujo a Berkes con “algunos de sus mejores amigos en la ciudad”. Es un arreglo, que le recuerda a su vieja casa de la hermandad.

No son las características arquitectónicas de los Apartamentos Webster que contribuyen a su dinámica de fraternidad Delta Gamma, tanto como el énfasis de casa de huéspedes en la interacción de los residentes. (Noches de cine, horas felices, ese tipo de cosas.) Pero no hay duda de que el Webster facilito la introducción de Berkes a la ciudad.

“Si me acabara de muda aquí y viviera en un apartamento tradicional, estaría yo solo – como, ¿voy a “Bumble BFF”? (tropezarme con la mejor amiga de mi amigo) ¿Salgo a la calle e intento hablar con la gente? Tendrías que salir y unirte a clubs y encontrar gente que comparta intereses. “(Lo que ella tiene – Berkes es integrante de dos clubes de corredores, es voluntaria en una organización que ayuda a entrenar a las jóvenes a correr maratones, y fue finalista en la competencia Miss Nueva York USA.)

Esta misma clase de comunidad organizada con fercuencia se vende como parte de los modernos desarrollos de “microvivienda”, que se hacen para proveer apartamentos estudio ultra-pequeños (±20 M2) más asequibles. Comúnmente los encuentras en ciudades en proceso rapido de gentrificacion. Agentes inmobiliarios tienden a venderlos en sus servicios de diversión tipo dormitorio: cocinas compartidas, cuartos de juego, terrazas en azotea para reuniones.

“Se está atendiendo un nicho para aquellos que no califican para vivienda asequible, pero no les alcanza para los precios de vivienda estándar”, dice la arquitecta Grace Kim. Pero, señala, “la mayoría de los desarrolladores lo están haciendo para hacer la mayor cantidad de dinero posible – es un muy lucrativo modelo de bien raíz. Eso se traduce en no querer ser generoso en espacios comunitarios “.

Racine Lemons, una gregaria profesora de 26 años de edad (y conocida), se mudó a uno de esos desarrollos en el barrio Belltown, en Seattle. “Veia a mis vecinos inmediatos todo el tiempo, pero nunca hablamos”, dice Lemons. Ella se reuniría con vecinos en el patio del edificio o la terraza en la azotea durante el verano, pero, fiel a la honrada fama del Congelamiento de Seattle del congelamiento, nunca los volvió a ver durante los meses más fríos.

Sin embargo, todo el tiempo que pasó sola en su micro-unidad motivó a Lemons a pasar tiempo trabajando como voluntaria con una organización en el vecindario que trabaja con personas mayores en riesgo.

Lemons ha vivido en cuatro diferentes casas en Seattle en cinco años. Ella echa la culpa de la exagerada subida en rentas y costos de vivienda en la ciudad a la falta de participación de la comunidad más que, digamos, los propios edificios.

“Los precios de las rentas contribuyen de manera importante a por qué somos incapaces de socializar en nuestra comunidad”, dice Lemons. “Alquilé un nuevo estudio y tengo que poner más horas en el trabajo, lo que me quita tiempo para hacer voluntariado o socializar o participar en fiestas de la cuadra. Tengo que trabajar más duro para vivir en la zona donde quiero vivir, y como resultado, no estoy contribuyendo a la comunidad”

En este punto, tal vez podamos reconocer que el aislamiento urbano no es siempre culpa del edificio. Como explica Mira Mui, arquitecto del taller Schemata, un diseñador consciente no debe renunciar a las obligaciones de fomentar la interacción social y las relaciones comunitarias. Pero en última instancia es la gente que vive dentro de ese entorno la que realmente la hace una comunidad.

“[Una] metáfora que me gusta utilizar para ejemplificar el papel del edificio y la comunidad son los restaurantes y la comida”, escribe Mui en un correo electrónico. “en los restaurantes, el diseño del restaurante en sí puede ser un factor importante en mejorar o empeorar la experiencia de la comida – eso no puede negarse. Pero si la comida es terrible, el diseño del restaurante no la hará un éxito. Si la comida es increíble, el diseño del restaurante podría ser bastante terrible y no importaria. Del mismo modo, los edificios pueden mejorar la comunidad, pero es la propia gente lo que hará la comunidad. ”

Y es ahí donde llegamos al elefante en la habitación: ¿De qué gente estamos hablando cuando se trata de comunidad? ¿El animado recién llegado? ¿O la comunidad que existía antes de llegaran allí? Arif Ullah ha vivido en Nueva York durante 30 años, y rara vez se encuentra con compatriotas.

“En Nueva York, creo que sólo experimentamos la gentrificación a un nivel elevado -tanta gente quiere vivir aquí”, dice Ullah. –”Es casi como un destino de ‘experiencia’.”

Ullah es director de programas del Comité Ciudadano para la Ciudad de Nueva York, una organización que proporciona microfinanciamiento para proyectos de mejoras comunitarias en toda la ciudad. Él creció como hijo de inmigrantes de Bangladesh en un gran complejo de apartamentos en Queens. Sus padres, que viven en un apartamento de renta controlada, todavía viven en el edificio – aunque muchos vecinos han tenido que irse debido al aumento de los alquileres.

Ullah contrasta el edificio de sus padres con otro en el barrio, en el cual el estima que 90 por ciento de los inquilinos son de Bangladesh. “El edificio es como un pueblo: la gente deja sus puertas abiertas, entra en los apartamentos del otro. Hay un muy fuerte sentido de comunidad “.

Una vez más, eso no tiene nada que ver con la arquitectura del edificio en sí – no es uno particularmente “empático”. Pero cosas como la etnicidad y la cultura compartida son maneras poderosas de crear comunidad dentro de un edificio que nunca fue diseñado para una. El imposible de mantener costo de vivir en Nueva York, sin embargo, va en detrimento de la longevidad de cualquier comunidad asi.

Eso contribuye a una transitoriedad, explica Ullah, que en última instancia desafía cualquier tipo de cohesión de comunidad. Y eso no es algo que Facebook pueda arreglar. “En muchos casos, los medios de comunicación social pueden conducir a un falso sentido de comunidad”, lo que lleva a la gente a evitar la interacción cara a cara, dice. Sin embargo, Ullah ha visto el valor de las redes sociales como una poderosa herramienta de organización.

Y hay señales prometedoras en Nueva York, agrega Ullah, incluyendo un gran auge en grupos de jardinería comunitaria y asociaciones de manzana en toda la ciudad. Sus objetivos pueden estar orientados a hacer algo muy básico, como embellecer un jardín de la cuadra, pero también se convierten en foros a través de los cuales la gente puede reunirse y luego desarrollar mayores objetivos cívicos y políticos.

La falla potencial, dice Ullah, es cuando los recién llegados asumen la mejora de un vecindario de una manera que no toma en cuenta las necesidades o perspectivas de aquellos que ya han vivido allí. “La nueva comunidad que es privilegiada, usualmente blanca, esta acostumbrada acceder y tener ese privilegio. Entonces toman la administracion o consiguen acceso a zonas que la gente que ha vivido allí por décadas simplemente no pensó hacer “.

Para volver a la cuestión: Tu puedes vivir en un edificio que tu sientes que te corta del mundo, en una ciudad que tu sientes fría. Sin embargo, el edificio no cambiara más rápidamente de lo que tu puedes hacerlo. Si te sientes sofocado y aislado, la mejor solución es abrir la puerta y salir.

Después de todo, toma mucho menos fuerza derribar paredes interpersonales que físicas. Quiero decir, tu podrías encargarte de las físicas, pero no vengas a mí por ese depósito de seguridad.

Tips de Umbra para hacer comunidad

Bien, ¿ahora qué? ¿Cómo le haces para ser un buen vecino o, al menos, comprometido?

  • Preservar viviendas asequibles en tu vecindario es algo integral para una sociedad más comprometida cívicamente. Si quieres participar más en eso, buenas noticias! La vivienda asequible se ofrece en la Apathy Detox Guide (Guía Para Desintoxicarse de Apatía) de Umbra – aquí veremos como comenzar.
  • Conocer a tus vecinos realmente requiere algo de planificación, energía y fortaleza emocional, pero -guau!- tambien cubrimos eso en la guía de desintoxicación. Nuestra cartilla incluye consejos sexuales (o algo parecido).
  • Y si tu simplemente necesitas motivación para levantarte, salir por la puerta, y -sin ser grosero- sobreponerte a ti mismo, aqui lo tenemos.
Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Calles, Edificios, Habitabilidad, Integracion social, Politicas Publicas, Urbanismo, Vivienda y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vida Urbana.net

Arte, Arquitectura, Urbanismo y Ciudad

Bicis Solidarias

Red de Apoyo Mutuo en el barrio. La bici como instrumento de socialización y transformacion urbana. Crea tus bicis solidarias en el barrio.

cityismychvrch

If you can't explain it simple, you don't understand it well enough. - Albert Einstein

Con Perspectiva

JORGE VÁZQUEZ DEL MERCADO

a fresh drawing everyday

since october 2010, I´m posting a sketch per day

Alfredo Acle Tomasini

Publicar es atreverse a pensar en voz alta

urb-i

Blog vecinal de Lomas de Chapultepec

{FAVEL issues}

urban informality + urban development

TND BIKE VIAJES

Cronicas,fotografias y videos de mis viajes en bicicleta por el mundo.

sincoordenadas

Análisis del espacio geográfico

Bloque Libertario Internacional

Este es uno de nuestros órganos de difusión virtual, en el cual se depositan artículos y ensayos de afinidad política, noticias acerca de nuestra organización y sobre las luchas nacionales, nuestro material bibliográfico e información anti-carcelaria y de insurgencia internacional.

#arivalerdiQuotes

Vida&DiseñoUrbano

CIUDAD UTÓPICA

URBANISTAS TRATANDO DE ENTENDER LA CIUDAD.

SalvoLomas

Blog vecinal de Lomas de Chapultepec

MikeMan

Ingeniero Arquitecto - Master en Gestión Creativa y Transformación de la Ciudad

A post-automobile world?

An open-source collection of news and other items about life beyond the car. This collection is meant to be a forum collection of information from different disciplinary perspectives such as transportation planning and policy, urban design, public health, demographics, infrastructure and cultural changes. All considering the possible urban transformation our cities will go through when the car becomes absolute. Please feel free to send an email to postautomobility@gmail.com for any questions or articles you would like to be published in the site.

A %d blogueros les gusta esto: