Cuando una ‘colision’ de coche NO ES un ‘accidente’ – y por que la diferencia importa

Como, el lenguaje de la violencia del tráfico, modela lo que hacemos sobre ésta.

Origen: When a car ‘crash’ isn’t an ‘accident’ — and why the difference matters – The Washington Post

August 24, 2015

Un “accidente” es, por definición, no intencional. Podemos accidentalmente dejar caer el plato de la cena, o enviar un correo-electronico antes de terminar de escribirlo. La palabra sugiere también algo imprevisto –un evento que no podría haberse anticipado, por el cual nadie puede ser culpado

La segunda connotación es lo que irrita a activistas del transporte que quieren cambiar la forma como hablamos de las colisiones de tráfico. Cuando un vehículo se dirige a otro,  o de vuelta en la esquina sobre un peatón – llámalo una “colisión”, no un “accidente”.

“Nuestros niños no murieron en ‘accidentes”, dice Amy Cohen, cofundadora del grupo Families for Safe Streets con sede en Nueva York. Su hijo de 12 años fue golpeado y matado por una furgoneta en la calle frente a su casa en 2013. “Un accidente”, dice ella, “implica que nada pudo haberse hecho para prevenir sus muertes”.  

A comienzos de este verano, su grupo y organización de defensa Transportation Alternatives lanzó una campaña solicitando compromisos de dejar de usar la palabra. El lenguaje, ellos creen, configura la política. La palabra “accidente”, dicen, presupone la conclusión de que nadie tiene responsabilidad.

Y cuando el lenguaje que usamos para describir un problema no sugiere nada de su violencia, ni siquiera la posibilidad de ser raiz o causa de ésta, entonces, los defensores argumentan, es improbable que se invierta seriamente en diseñar calles más seguras o hacer cumplir las leyes de tránsito.

“Si dejamos de usar esa palabra, como individuos, como ciudad, en un contexto nacional, ¿qué cuestiones tenemos que empezar a preguntarnos sobre estos accidentes?” Dice Caroline Samponaro, subdirectora de Transportation Alternatives. ¿Cómo sucedieron? ¿Quién tenía la culpa? ¿Un conductor errático? ¿Un vehículo defectuoso? ¿Un cruce perpetuamente peligroso?

El texto breve de la campaña de compromiso apunta a escenarios igualmente violentos donde la palabra ahora parece impropia:

Previo al movimiento obrero, los propietarios de fábricas decían “fue un accidente” cuando sus trabajadores resultaban heridos en condiciones de trabajo inseguras.

Previo al movimiento de combate a conducir en estado de ebriedad, los conductores intoxicados decían “fue un accidente” cuando estrellaban sus coches.

Los aviones no tienen accidentes, se estrellan. Las grúas no tienen accidentes, se colapsan. Y como sociedad, esperamos respuestas y soluciones.

El tráfico es algo aislado aquí, un entorno donde aún nos comportamos como si fuera inevitable un cierto nivel de matanza, explicado incesantemente con la misma lógica que podríamos usar para describir el mal tiempo. Los huracanes suceden. Los accidentes de tráfico también lo hacen.

“Es un lenguaje que ha sido endoctrinado”, dice Cohen. “El informe que te da el New York Police Department cuando tu hijo muere por una colision vehicular se denomina ‘informe de accidente` porque el DMV del estado no cambiara el lenguaje del informe debido a que el Codigo estatal de Trafico y Vehicular de Nueva York aún lo llama un ‘accidente’.”

Katy Waldman, escribe en Slate, y argumenta que la palabra “colisión” tiene connotaciones problemáticas en la otra dirección, que asigna culpabilidad donde “accidente” presume inocencia. La palabra, sin embargo, aunque evoca mayor violencia, no necesariamente atribuye culpa. Samponaro contesta que el “colisión” es de hecho más neutral: las colisiones pueden ser accidentales, pero los accidentes no pueden tener culpables.

“Eso no significa que no haya accidentes”, dice Samponaro. Puedes tener una colisión derrapándote en una calle con hielo y no ser culpable. “Lo que significa la palabra es que de entrada, no debe asumirse que no hay nadie a quien culpar.”

No es irrazonable pensar que al cambiar el lenguaje, estos grupos podrían en ultima instancia cambiar cómo gobernamos el tráfico y diseñamos carreteras. En muchos ámbitos, las suposiciones imbuidas en las palabras son imbuidas en las políticas, ya sea hablando sobre que es “pro-vida” o quien es “reina de la asistencia social” o si los enfermos mentales son “locos”.

Anuncios

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Automóvil, Politicas Publicas, Responsabilidad Social y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s