Acabar con los congestionamientos de Trafico? Podria no ser un sueño.

Origen: An End to Traffic Jams? It Might Not Be a Dream | Stanford Graduate School of Business

Tres nuevas tecnologias podrian acabar la pesadilla de los viajes al/del trabajo
Nuevas tecnologias podrianaliviar el dolor del viaje lento al trabajo | iStock/anouchka

Tres tecnologías emergentes podrían pronto transformar la forma en que manejamos y contribuir a eliminar los embotellamientos.

En un nuevo documento,  Michael Ostrovsky, de la Stanford Graduate School of Business, describe estas tecnologías -cargo por congestión, ronda a demanda y autos sin conductor- para demostrar que, cuando se combinen, revolucionarán nuestro sistema de transporte.

“Las estrellas están ahora alineadas”, dice Ostrovsky, profesor de economía que se especializa en diseñar mercados más eficientes. “La interacción entre estas tres nuevas tecnologías nos coloca en la cúspide de cambios fundamentales en la forma en que la gente conduce y hace posible abordar los problemas de congestión que han endemoniado a planificadores del mundo por años”.

Cargo por Congestion o Tarificacion Vial

Los economistas han argumentado por años que un sistema bien diseñado de fijar precio al uso de los caminos podría ser la manera más efectiva de reducir la congestión. La idea básica es simple: para mantener el tráfico en movimiento sin problemas, incrementa el precio de utilizar determinadas carreteras cuando el tráfico rebase su capacidad. Si el precio es correcto, los conductores comenzarán a realizar una serie de cambios: algunos cambiarán al transporte público; algunos comenzarán a compartir coche; y otros encontrarán rutas alternativas o conducirán fuera de la hora punta.

Huelga decir que la tarificacion vial general nunca se ha popularizado. Un obstáculo ha sido la oposición política: los peajes pocas veces son populares y los opositores argumentan que son particularmente injustos para la gente de bajos ingresos. Hasta hace poco, además, cualquier sistema ubicuo habría requerido casetas de cobro de peajes en todas partes y habría sido prohibitivamente costoso. También podría crear obstrucciones de pesadilla peores que el problema original.

Pero nuevas tecnologías han hecho posible reducir drásticamente esos obstáculos. El cargo por congestión pronto podrá usar el GPS móvil de conductores y la comunicacion de datos para cobrar peajes por viajes en carreteras muy congestionadas. Ya no hay necesidad de ningún tipo de caseta fisica de peaje. Los automóviles no tendrían que detenerse o incluso desacelerar, y el costo de implementar el sistema sería una fracción de lo que hubiera sido en el pasado. “Aún sería costoso crear el sistema basico de fijación de precios, pero puede escalarse a muy bajo costo una vez que lo tengas”, dice Ostrovsky. Mientras tanto, los conductores ciertamete no tendrían que esperar en filas como las que se hacen en la caseta de cobro de peaje Bay Bridge entre Oakland y San Francisco.

Sin embargo, para ser totalmente efectiva, la fijación de peaje por congestión debe cubrir todas las carreteras principales en un área metropolitana, según Ostrovsky y el coautor Michael Schwarz, economista jefe de Microsoft, quien obtuvo su doctorado en Stanford GSB. Si solo unas cuantas vías principales tienen peajes, muchos conductores encontrarán rutas alternativas y los atascos simplemente se cambiarán a diferentes calles. Ostrovsky llama a esto que el problema de “desparrama”.

Carpooling (Ronda) a Pedido

Compartir viaje en automóvil ha sido una forma como los viajeros comparten los costos de conducir. Sin embargo, nunca llegó a ser ubicuo debido a inconvenientes asociados con él. Por ejemplo, el viaje en automóvil compartido tradicional es inflexible: los pasajeros se deben recoger y dejar en horarios y lugares predeterminados. Quien necesita comenzar a trabajar temprano, quedarse tarde o deba acudir a otro lugar, no tendrá suerte. Según el Censo de EE. UU., solo 9.3% de los viajeros comparten viaje, –y ese número incluye a miembros de la familia que viajan juntos.

Pero el compartir viaje en automóvil está al borde de su propia revolución, dice Ostrovsky. Así como Uber y Lyft hicieron fácil hacer coincidir a vehículos de alquiler con pasajeros, los nuevos servicios como  Waze Carpool y  Scoop están comenzando a facilitar que pasajeros se unan entre sí y organicen viajes en ronda. Las nuevas plataformas pueden hacer coincidir a pasajeros que se dirigen a lugares similares, calcular las rutas más rápidas o más baratas y gestionar la facturación. Al tiempo, viajar en coche compartido podría ser casi tan barato como viajar en autobús y casi tan conveniente como conducir solo.

Un punto crucial, dice Ostrovsky, es que el viaje compartido flexible también hará que los cargos por congestión sean mucho más fáciles de tolerar. Permite a la gente compartir costos, disminuyendo así la carga financiera del peaje. Los viajeros también podrían elegir conducir solo, pero entonces asumirían el total de los peajes.

Las estrellas estan ahora alineadas. La interacción entre estas tecnologías nos pone en la cúspide de cambios fundamentales en como la gente conduce y hace posible abordar los problemas de congestión que han afectado a planificadores por años.
Michael Ostrovsky
Esas oportunidades refuerzan los beneficios del cargo por congestión (tarificacion vial), porque la gente puede elegir la manera de viajar según sus preferencias individuales sobre costo y conveniencia. Si el cargo por congestión crea un mercado más eficiente para el tráfico, el viaje compartido en automóvil puede aumentar la eficiencia aún más. El viaje compartido en automóvil ofrece la oportunidad a viajeros de hacerlo en horas de alta demanda sin forzarse a pagar precios elevados. Como dice Ostrovsky, “Los peajes inteligentes y el conveniente viaje compartido en automóvil, desplegados juntos, funcionarán como ‘amortiguador’ para cuando la demanda de viajes es muy alta, llevando a un promedio de ocupantes por automóvil mas alto en lugar de carreteras congestionadas”.

Deshaciendose del conductor

La tercera tecnología emergente son los coches auto-conducidos. Cuando los autos robot se generalicen, dice Ostrovsky, magnificarán los beneficios de las otras dos tecnologías. Por un lado, un sistema de viaje compartido en automóvil basado en taxis-robot sería más confiable y fidedigno que uno con conductores humanos. Por ejemplo, si un individuo comparte viaje a trabajar, pero luego el sistema tiene problema para encontrar una coincidencia conveniente para su viaje de regreso a casa, el sistema puede recurrir a que el viajero viaje solo, una parte o todo el viaje. Y este “repliegue” puede hacerse sin problemas para el viajero, ahorrándole el estrés y la molestia de organizar el transporte alternativo.

Los coches auto-conducidos también pueden en gran medida reducir fricciones involucradas en compatibilizar viajes compartidos y aumentar la flexibilidad en los tipos de emparejamientos de viajes compartidos que se pueden realizar. Con coches auto conducidos, por ejemplo, la primera persona en ser recogida no tiene que ser la última en ser dejada. El coche puede ir a todas partes, mapeando rutas en función a su mezcla de clientes. También es más fácil hacer el emparejamiento de viaje compartido en tiempo real, ajustando la ruta sobre la marcha.

Más ampliamente, dice Ostrovsky, un sistema basado en coches auto conducidos, viajes compartidos en coche y peajes borrará la línea entre el transporte público y la conducción individual, brindando a los pasajeros acceso a un transporte puerta a puerta conveniente a precio razonable con pocas paradas intermedias.

Hay otra razón por la cual la llegada de coches auto-conducidos puede hacer necesario el cobro de peajes y el viaje compartido en coche. Los coches auto-conducidos harán que viajar sea más fácil y más cómodo, por ejemplo, el pasajero podrá dormirse en el coche. Esto hará que los desplazamientos más largos sean tolerables. Por tanto, la llegada del coche auto conducido aumentará el número de coches en la carretera. Por otro lado, también se espera que la tecnología de conducción automática llevara a un incremento del aforo de la carretera. El impacto general en el congestionamiento del tráfico es ambiguo, pero un grave peligro de que el tráfico empeore existe. En ese caso, los peajes serán necesarios para desalentar a viajeros de largos recorridos en solitario durante las hora punta. Y cuando se introducen los peajes, el uso del viaje compartido se vuelve más atractivo, pues permite a los pasajeros compartir los costos.

Factores surgidos de la nueva investigacion

Ostrovsky y Schwarz analizaron estas nuevas dinámicas para determinar los mejores principios para política futura y desarrollaron una metodología manejable computacionalmente que podría usarse para establecer los cargos por uso de los caminos. Su análisis también produjo varias conclusiones generales.

Primero, no necesitas imponer un cargo por cada via en cada momento del día. Solo necesitas imponer un cargo cuando la demanda sobrepasa de la capacidad de la via. Si el tráfico fluye sin problemas, aun sin cargo, no hay ningún beneficio de cobrar un cargo que reduce el tráfico aún más. De hecho, cobrar un precio por un camino no congestionado en realidad disminuiría los incentivos para que las gente conduzca cuando hay menos tráfico.

En segundo lugar, no necesitas microgestionar cada detalle. Si estableces peajes adecuados y tienes un mercado que funciona bien para viajes compartidos en automóvil, no se necesita que los reguladores forcen a viajeros a hacer arreglos indeseados. Las decisiones de compartir viaje en coche que la gente toma por su propio interés terminarán siendo buenas para la ciudad en general.

Sin embargo, no es buena idea dejar todo en manos de fuerzas del mercado. Si por ejemplo, el precio de una via es fijado por una empresa privada, los propietarios querrán cobrar peajes todo el día y todos los días, incluyendo tiempos en que la via está subutilizada. Si bien esto sería benefico para las utilidades de la empresa privada, dichos peajes serían perjudiciales para los viajeros y reduciría la eficiencia general.

Para ser de máximo beneficio, advierten los investigadores, la fijación de los precios de uso de la carretera deben ser establecida por una autoridad pública teniendo en mente el interés público más amplio de la ciudad.

“La congestión del tráfico es un problema importante en todo el mundo, que impone una grave carga sobre los individuos y las familias y causa una serie de otros problemas, tales como el desperdicio de combustible y el daño ambiental”, dice Ostrovsky. “Esperamos que la combinación de peajes inteligentes en las vias, convenientes viajes compartidos en automóvil y, eventualmente, transporte autónomo ayude a resolver este problema, y consideramos que el marco propuesto aqui es un paso hacia la solución”.

Acerca de salvolomas

Asociación vecinal, cuyo objeto es preservar la colonia habitacional unifamiliar, sus calles arboladas con aceras caminables, con trafico calmado, seguras para bici, parques, areas verdes, centros de barrio de uso mixto accesibles a pie y oficinas solo en áreas designadas.
Esta entrada fue publicada en Automóvil, Calles, Economia, Trafico y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s